Video filtrado de la propia OMS demuestra cómo ellos saben que las «inyecciones» no son precisamente «saludables»