Empresas en Australia piden el derecho a despedir a trabajadores que rechacen la vacuna del COVID

Tiempo de lectura: 2 minutos

Los dueños de negocios australianos están pidiendo el derecho a poder despedir a sus empleados si estos niegan a recibir la vacuna contra el coronavirus cuando esté disponible.

El director ejecutivo del Consejo de Organizaciones de Pequeñas Empresas de Australia, Peter Strong, dijo a 7NEWS:

«Si uno de los miembros de mi personal dice: ‘No, estoy en contra’, entonces tendré que decir: ‘Lamento que sea una amenaza para mi negocio’.

Si no los despide, no tiene negocio, especialmente si se encuentra en un área de alto contacto donde tiene muchos clientes.

No es discriminación, es una decisión empresarial.»


Eso podría ser muy discutible, pues no hay evidencia que sugiera que estas vacunas van a proporcionar una defensa útil contra el COVID19 de todos modos. De hecho, la vacuna en sí misma puede representar una amenaza para sus empleados y, por lo tanto, para su negocio, por lo que hacer afirmaciones tan audaces es irresponsable y una señal de incompetencia.

El ministro de Salud australiano, Greg Hunt, dijo que el gobierno estaba abierto a políticas que verían despojadas a los australianos de los pagos de JobSeeker si rechazaban la vacuna:

«Nuestro primer objetivo es alentar a tantos australianos como sea posible y estoy seguro de que con una vacuna que puede salvar y proteger vidas … un gran número de australianos la aceptará.

Pero nos reservamos el derecho, sujeto al consejo médico, de tomar medidas que puedan ayudar. «


Australia está esperando la vacuna AstraZeneca, que ya han asegurado un acuerdo para garantizar que toda la población tenga una vacuna esperándolos, de forma gratuita.

Ver también:  Elecciones EEUU: Senadores publicarán documentales del régimen chino y los demócratas con “material nunca antes visto”

Pero dicha vacuna ya se suspendió dos veces debido a los efectos secundarios importantes en los pacientes de su grupo de estudio. Hace solo unas semanas, detuvieron el ensayo debido a que un individuo fue hospitalizado después de contraer mielitis transversa, un trastorno espinal debilitante que podría durar toda la vida.

La vacuna se reanudó poco después, ya que descartaron el incidente como «la naturaleza de los grandes ensayos». 

Tal vez podremos ver una respuesta similar por parte de gobiernos y sindicatos en todo el mundo, las vacunas obligatorias no son populares entre los votantes, sin embargo, puede lograr el mismo objetivo simplemente deshabilitando la capacidad de las personas para funcionar en la sociedad a menos que tengan la vacuna. 

FUENTE:

https://oye.news/news/health/vaccines/businesses-in-australia-call-for-right-to-sack-workers-who-refuse-vaccine/

Comentarios

Deja un comentario