El primer ministro de Victoria extiende el bloqueo de COVID mientras se permite a la policía australiana hackear los teléfonos de los ciudadanos

El primer ministro de Victoria ha anunciado que se mantendrá un bloqueo en todo el estado hasta que la mayoría de los residentes estén vacunados, pocos días después de que Australia adoptó una nueva legislación que otorga amplios poderes de vigilancia y espionaje a la policía. El estado australiano, con una población de 6,6 millones de personas, ha registrado 822 muertes relacionadas con el COVID desde el inicio de la pandemia, mientras más de 950 victorianos se han suicidado durante el mismo período de tiempo.