Un inmunólogo advierte que las vacunas contra el COVID de Pfizer y Moderna pueden causar trastornos neurodegenerativos como el Alzheimer

El inmunólogo J. Bart Classen advierte que las vacunas Pfizer-BioNTech y Moderna para COVID-19 pueden causar potencialmente trastornos neurodegenerativos, como la enfermedad de Alzheimer.

Publicidad:

En un artículo publicado en la revista Microbiology & Infectious Diseases , Classen informó que las vacunas basadas en ARNm, como las dos inyecciones, pueden plegar mal las proteínas del cuerpo que están relacionadas con el desarrollo de trastornos neurodegenerativos.

Riesgos a largo plazo de las vacunas Pfizer y Moderna

Las vacunas Pfizer-BioNTech y Moderna son las primeras vacunas elaboradas con tecnología de ARNm en ser aprobadas para uso humano.

Publicidad:

Ambas funcionan inyectando material genético llamado ARNm que codifica un fragmento crítico de la proteína de pico, la molécula utilizada por el SARS-CoV-2, el virus responsable del COVID-19, para infectar células humanas. Una vez que este material genético está dentro del cuerpo, las células musculares lo traducen para producir la proteína de pico.

Luego, el sistema inmunológico obtiene una vista previa de cómo se ve el virus real sin, supuestamente, llegar a causar una enfermedad. Cuando un individuo vacunado se infecta, el sistema inmunológico libera anticuerpos que pueden neutralizar el virus real y, en teoría, proteger al individuo del COVID.

Pero en su estudio, Classen descubrió que las vacunas de ARNm podrían favorecer el desarrollo de diversas enfermedades.

Después de tomar muestras de la vacuna Pfizer-BioNTech y analizar sus secuencias de ARN, identificó varias secuencias que pueden plegar incorrectamente ciertas proteínas en el cuerpo. Cuando están mal plegadas, estas proteínas pueden potencialmente causar Alzheimer , esclerosis lateral amiotrófica (ELA) y otros trastornos neurodegenerativos, según Classen.

Publicidad:

También dijo que las vacunas basadas en ARNm pueden causar varios eventos adversos más, como infecciones que son más graves que el COVID-19. Debido a que la vacuna coloca la proteína de pico en la superficie de las células humanas, según Classen, puede servir como receptor para otros patógenos extraños.

«Si aquellos que argumentan que COVID-19 es en realidad un arma biológica están en lo cierto, entonces se puede liberar un segundo virus potencialmente más peligroso que se una a la proteína de punta que se encuentra en las células huésped de los receptores de la vacuna», escribió Classen en su artículo.

Desafortunadamente, continuó, los datos sobre cuánto tiempo estará presente la proteína de pico en las células humanas no están disponibles públicamente.

Classen también planteó la posibilidad de que las inyecciones de Pfizer-BioNTech y Moderna pudieran contribuir a la diabetes. Estudios anteriores de los que fue coautor sugieren que las vacunas pueden dar lugar a afecciones crónicas, como la diabetes tipo 1, tres o cuatro años después de la vacunación.

Publicidad:

Le recomendamos:  El científico jefe de Moderna dice que la vacuna NO impide que se propague el virus

Classen concluyó que estos riesgos deberían haberse tenido en cuenta antes de aprobar el uso de ambas ‘vacunas’, especialmente porque las vacunas se desarrollaron sin pruebas de seguridad extensivas a largo plazo.

Las vacunas de ARNm pueden ser peligrosas a largo plazo.

Muchos investigadores han identificado riesgos potenciales a largo plazo para las vacunas basadas en ARNm. Según un artículo publicado en mayo del año pasado en la revista Medical Science Monitor, estos riesgos incluyen el posible desarrollo de autoinmunidad (donde el sistema inmunológico ataca los propios tejidos del cuerpo) y los efectos tóxicos de los componentes de las vacunas, incluidas las secuencias de ARN.

Aunque las vacunas Pfizer-BioNTech y Moderna ya se implementaron en muchos países, sus efectos secundarios a largo plazo aún no están bien establecidos. Las reacciones adversas que los expertos conocen son efectos secundarios a corto plazo.

«Conocemos los efectos secundarios a corto plazo y la gran mayoría de los efectos secundarios después de la vacunación ocurren dentro de los primeros 30 a 40 días «, dijo William Moss, director ejecutivo del Centro Internacional de Acceso a Vacunas de la Escuela de Salud Pública Johns Hopkins Bloomberg. .

Publicidad:

Si bien las personas que participaron en los ensayos clínicos de vacunas han superado esta línea de tiempo, aún es demasiado pronto para saber cuáles son los efectos secundarios a largo plazo de las vacunas contra el coronavirus. Es necesario realizar un seguimiento adicional en los meses y años venideros para comprender mejor sus riesgos.

🔎 | Scivisionpub | TheDefender

No, no es una vacuna: Los doctores David Martin y Judy Mikovits exponen la mal llamada ‘vacuna COVID’

Trikooba se sustenta únicamente gracias a sus lectores. Recuerda que siempre puedes apoyarnos de una manera totalmente gratuita, o realizando una mínima aportación económica. SI quieres saber cómo, haz clic aquí: Apoya el Blog

Deja un comentario