LITERAL: El Gobierno de EE.UU. gastó millones de dólares para perseguir ‘ovnis y hombres lobo’

En 2008, la Agencia de Inteligencia de la Defensa de EE. UU. dio 22 millones de dólares a la división de ciencia exótica de la empresa espacial del multimillonario de Las Vegas Robert Bigelow -Bigelow Aerospace Advanced Space Studies, o BAASS- para estudiar «tecnologías de vanguardia» y ovnis. Un Informe de la investigación, que incluye nuevos documentos internos no redactados, ilumina parte de la extraña historia de este programa secreto y revela que parte del dinero del gobierno se destinó en realidad a cosas aún más extrañas de las que tenían en mente.

Publicidad:

Publicidad:

Programa de Aplicaciones de Sistemas de Armas Aeroespaciales Avanzados

En 2008, en el mandato del senador Harry Reid de Nevada, entonces líder de la mayoría, la Agencia de Inteligencia de la Defensa (DIA por sus siglas en inglés) financió el Programa de Aplicaciones de Sistemas de Armas Aeroespaciales Avanzados (AAWSAP por sus siglas en inglés). Según la licitación, el propósito era explorar «potenciales aplicaciones tecnológicas de vanguardia empleadas en futuros sistemas de armas aeroespaciales». Aunque el Pentágono dijo a The Debrief a principios de este año que la DIA no estaba investigando los ovnis, existe evidencia significativa que parece contradecir su posición. La confusión puede provenir del hecho de que el documento de solicitud del proyecto omitió a propósito la mención del controvertido tema.

«La gente que presentó la oferta pensó que sería mejor que no dijera platillos volantes u objetos voladores no identificados», dijo el exsenador Reid a The Debrief en una entrevista. «Muchos pensaron que llamaría demasiado la atención, y al estar redactado como estaba, hicimos que alguien de la la Agencia de Inteligencia de la Defensa retirara las especificaciones del mismo. De todos modos, lo cubrió».

Publicidad:

Reid dijo a The Debrief que Bigelow Aerospace solicitó el contrato de 22 millones de dólares y lo ganó porque la empresa tenía instalaciones que cumplían los requisitos del proyecto. Cuando se le preguntó si Bigelow había sido preseleccionada para el contrato debido a su conexión con Reid, así como a su interés público preexistente en los ovnis, el Sr. Reid declaró rotundamente: «No. Fue como cualquier otro contrato gubernamental».

«Se sacó a concurso. Y él fue el mejor. Estaba dispuesto a hacer más que otros. Por ejemplo, proporcionó una instalación… Así que sacamos la licitación, pero su respuesta fue la mejor, y así lo consiguió», explicó Reid. «No fue preseleccionado».

Después de ganar el contrato, se encargó a BAASS que estudiara y generara informes sobre ciencia exótica que pudiera conducir a una «tecnología potencialmente innovadora». BAASS, junto con un equipo de científicos, generó 38 de estos informesCopias redactadas de informes internos de seguridad de BAASS que se han publicado en Internet indican que antes de que el programa AAWSAP fuera desfinanciado en 2010, la empresa había reunido un equipo interno de investigadores no solo para redactar esos 38 informes, sino también para viajar e investigar los avistamientos de monstruos, lo paranormal y otros fenómenos extraños relacionados con los ovnis en Utah.

De hecho, una colección filtrada de documentos internos de BAASS no redactados y examinados por The Debrief confirma ahora que la organización patrocinada por la DIA no sólo investigaba «las amenazas de armas aeroespaciales avanzadas extranjeras desde el presente hasta los próximos cuarenta años», sino también los ovnis – y un montón de otras cosas anómalas aún más desacostumbradas a la atención del gobierno.

Publicidad:

Rancho Skinwalker

Milenio 3: El misterio del rancho Skinwalker | Milenio 3 ...

Entre otras tareas, el BAASS envió a sus investigadores a Utah para examinar los avistamientos de fenómenos extraños en el infame Skinwalker Ranch y en la gran cuenca de Uinta que lo rodea. El rancho Skinwalker es actualmente propiedad del magnate inmobiliario Brandon Fugal; antes de su compra en 2016, el rancho de 512 acres era propiedad del propio Robert Bigelow.

Según los documentos de BAASS, se dijo a los investigadores que se hicieran pasar por inspectores de los abundantes campos petrolíferos de las cercanías y que nunca revelaran los nombres de «BAASS, Robert Bigelow, Bigelow Aerospace… y, desde luego, la identidad de [los] patrocinadores NUNCA debe darse a conocer ni discutirse en público». El patrocinador final, en este caso, fue la DIA, el brazo de inteligencia del Departamento de Defensa. Ryan Skinner, que dirige un popular sitio web dedicado al rancho Skinwalker, fue mencionado específicamente en el documento como una posible molestia para su investigación. Se dijo a los investigadores que «mantuvieran un perfil bajo».

Publicidad:

El Sr. Skinner admitió que, efectivamente, visitaba a menudo el rancho e intentaba colarse en la propiedad. Aunque personalmente piensa que el rancho alberga fenómenos extraños, el cree que Bigelow y su personal intentaban revelar los secretos de los innovadores sistemas de propulsión.

«Para mí está claro que el Sr. Bigelow no buscaba hombrecillos verdes. Buscaba la forma de hacer avanzar significativamente las aspiraciones de su empresa aeroespacial descubriendo un novedoso medio de propulsión», declaró Skinner a The Debrief en una entrevista. «Mi impresión es que el creía que la clave para desbloquear esa ventaja corporativa era invertir en un equipo de científicos para estudiar la exótica propulsión demostrada por los UAP (Fenómeno aéreo no identificado) comúnmente presenciados en el Rancho Skinwalker».

Publicidad:

No está claro si Bigelow intentaba, de hecho, obtener información de los ovnis sobre «aplicaciones tecnológicas innovadoras empleadas en futuros sistemas de armas aeroespaciales», según el mandato de la DIA para el programa AAWSAP. Lo que está claro es que su equipo también estaba persiguiendo hombres lobo y duendes al mismo tiempo.

Le recomendamos:  ¿Por qué Bill Gates está comprando tierras agrícolas en todo Estados Unidos?

Persiguiendo hombres lobo y duendes

Los documentos examinados por The Debrief muestran que los investigadores del BAASS entrevistaron a varios testigos en la cuenca de Uinta, en Utah, que afirmaron haber visto una «criatura parecida a un perro» que supuestamente «se paraba en dos patas», medía «más de 1,80 metros» y olía a azufre. En otro documento, esos mismos testigos informaron de avistamientos de «personas pequeñas» que parecían duendes, de aproximadamente «tres o cuatro pies de altura» y con «brazos que cuelgan hasta el suelo». Un tercer informe habla de una figura humana fantasmal de pie en una mesa con vistas al Rancho Skinwalker.

Un miembro del ahora desaparecido equipo de BAASS que pidió mantener sus comentarios en el anonimato dijo a The Debrief que los investigadores nunca estuvieron convencidos de que los monstruos y los extraterrestres estuvieran corriendo en los alrededores de Utah.

Publicidad:

«Si era extraño, el equipo lo investigaba. Era nuestro trabajo, pero, para ser sinceros, muchas de esas historias eran una locura y probablemente una mierda. Por ejemplo, si había un animal muerto y un rastro de sangre, nadie pensaba que fuera un hombre lobo ni nada parecido», dijo la fuente a The Debrief por teléfono. «Probablemente sólo eran coyotes».

El exempleado explicó que su trabajo real era recopilar toda la información posible que pudiera proporcionar una mejor comprensión de cómo funcionaban estos supuestos fenómenos extraños y «cómo podría conducir a una nueva tecnología». Añadieron que el equipo se encargaba de investigar todas las afirmaciones extrañas, por ridículas que fueran.

Y Utah no fue el único destino que llamó la atención de BAASS. Aunque el antiguo miembro del equipo no proporcionó detalles específicos, afirmó que la empresa también envió un equipo al Monte Shasta, en el norte de California. El monte Shasta tiene una larga historia en la tradición paranormal y ufológica por ser un supuesto lugar de eventos ovnis y una diversa gama de otras actividades extrañas, incluyendo supuestos portales interdimensionales.

La fuente explicó que su función era investigar las reclamaciones de actividad anómala y recoger pruebas que pudieran utilizarse para «desarrollar nuevos sistemas de propulsión». No están seguros de cómo encajan en esto las historias de duendes, perros bípedos e incluso portales transdimensionales.

Independientemente del alcance del mandato de la DIA de investigar «posibles aplicaciones tecnológicas de vanguardia empleadas en futuros sistemas de armas aeroespaciales», hay pruebas claras de que Bigelow estaba explorando algunos temas increíblemente especulativos.

Publicidad:

Según un artículo de Popular Mechanics escrito por Tim McMillan, de The Debrief, y un informe de progreso interno de BAASS que obtuvo, BAASS buscaba acceso a los archivos del gobierno de EE.UU. relacionados con el UAP (Fenómeno aéreo no identificado) y a los archivos aún clasificados de la antigua investigación de ovnis de la Fuerza Aérea, el proyecto Blue Book – como podría esperarse dado el enfoque del contrato AAWSAP en las tecnologías aeroespaciales de vanguardia. Pero el informe de progreso también afirmaba explícitamente que BAASS estaba intentando establecer comunicación con una entidad no humana que creían que ocupaba el Rancho Skinwalker, aparentemente mucho más lejos de los términos de la financiación del programa. Y los datos recogidos en el rancho estaban corrompidos por el hecho de que, al parecer, algunos guardias exageraban los incidentes para tener contento al jefe y recibir una posible bonificación.

«Cuando llegué por primera vez al rancho, el tipo que me estaba entrenando mencionó que existía la posibilidad de una bonificación si alguna vez encontrábamos pruebas sólidas de lo que estaba pasando, dijo Chris Bartel a The Debrief , un antiguo guardia empleado por Bigelow Aerospace. «Esto, por supuesto, provocó que algunos chicos embellecieran experiencias que normalmente podrían explicarse fácilmente. Los que lo hicieron acabaron siendo despedidos. Esto, por supuesto, enturbió las aguas, porque había cosas extrañas que sucedían de vez en cuando, pero documentarlas era siempre un problema.»

Publicidad:

(Una colección de fotografías del Sr. Bartel de sus años en el rancho Skinwalker está siendo expuesta por la Universidad de Maryland Art Gallery.)

«Lanzando una red amplia»

El equipo de BAASS buscó datos sobre UAP de diversas fuentes. Los investigadores Keith Basterfield y Marc Cecotti confirmaron con un antiguo analista de datos de BAASS que la empresa recogía datos de informes ovnis del gobierno francés a través de GEIPAN, una unidad de la agencia espacial nacional francesa que recoge y comparte dicha información. El investigador canadiense de ovnis Chris Rutkowski dijo a The Debrief que BAASS también se puso en contacto con él en 2009, solicitando casos de ovnis que le había enviado previamente el gobierno canadiense. El exempleado de BAASS que habló con The Debrief bajo condición de anonimato dijo que varios investigadores viajaron a Brasil «alrededor de 2009 o tal vez a principios de 2010», donde estaban «investigando un evento reciente de ovnis y recogiendo pruebas.» Otros investigadores también han podido verificar de forma independiente que un equipo del BAASS estuvo en Brasil en 2009, solicitando informes sobre ovnis y supuestas pruebas materiales de eventos ovni.

Los documentos examinados por The Debrief también incluían contratos y correos electrónicos internos que detallaban la tumultuosa relación entre BAASS y la Mutual UFO Network, o MUFON. BAASS proporcionó financiación a MUFON, la mayor organización de investigación ovni sin ánimo de lucro, en 2009. El acuerdo incluía la venta de todos los informes de los testigos, la información de los testigos, las pruebas recogidas y toda la base de datos de informes de la organización. James Carrion, que supervisó el acuerdo como director internacional de MUFON en ese momento, dijo a The Debrief que todas las «pruebas físicas que necesitaban ser analizadas fueron a BAASS». Al haber dejado la organización hace años, supone que ese material sigue en manos de Bigelow Aerospace y desconoce si se devolvió algo a sus propietarios originales.

Le recomendamos:  Cómo los campos electromagnéticos pueden perturbar tu sistema inmunológico

El Sr. Carrión también explicó que cualquier persona que presentara informes sobre avistamientos de ovnis tenía que aceptar, antes de enviar su información, que esta pudiera ser divulgada a un «tercero». Sin embargo, el público «no tenía ni idea de que esa tercera parte era BAASS» y de que sus datos podrían haber sido canalizados a la Agencia de Inteligencia de la Defensa (DIA), explicó Carrión. Afirmó que ni siquiera él era consciente de que la DIA estaba patrocinando a BAASS cuando MUFON llegó a un acuerdo contractual con ellos. BAASS terminó su relación con MUFON en 2010.

Un segundo exempleado de BAASS que habló con The Debrief bajo la condición de mantener el anonimato declaró que varios empleados y analistas de la compañía debían tener autorizaciones de seguridad secretas emitidas por el gobierno y estaban en proceso de elevar sus autorizaciones a Top Secret antes de que su empleo fuera terminado a finales de 2010, muy probablemente debido a la decisión de la DIA de no renovar su financiación para el proyecto.

Publicidad:

Fin del juego

Cuando la DIA canceló el programa AAWSAP en 2010, Bigelow Aerospace despidió al equipo de investigación.

«Me levanté un día y no tenía trabajo», dijo la exfuente de BAASS a The Debrief. Recibieron una llamada telefónica y les dijeron que el equipo de investigación se había disuelto. Ellos, junto con muchos otros asociados al proyecto, fueron despedidos.

En 2011, el Departamento de Defensa aparentemente incorporó el programa desfinanciado AAWSAP a la cartera de contrainteligencia a cargo del empleado del Pentágono y funcionario de carrera de la inteligencia de defensa Luis Elizondo y lo denominó AATIP, el Programa de identificación y amenaza aeroespacial avanzada. Elizondo dijo a The Debrief que la tarea de AATIP era centrarse en los encuentros con fenómenos aéreos desconocidos reportados por el personal militar. No hubo ningún intento de explorar los sucesos paranormales más extraños que ocuparon el tiempo de los investigadores del BAASS durante los años del AAWSAP.

«Conozco personalmente a las personas que formaron parte de la AAWSAP», Luis Elizondo dijo a George Knapp en el programa de radio nocturno Coast to Coast el 20 de diciembre. «Ellos son excepcionales y son individuos sin sentido, y por sus razones, decidieron lanzar una red muy amplia, y eso es probablemente por el debido cuidado… Realmente no entendíamos muy bien a qué nos enfrentábamos… y por eso normalmente quieres lanzar un amplio haz de luz, por así decirlo, para poder ver primero qué es lo que estás buscando, y luego, por supuesto, puedes enfocarlo más adelante…»

Publicidad:

No está claro por qué la DIA desechó la financiación de BAASS, sin embargo, el mandato de AAWSAP nunca mencionó los ovnis y los hombres lobo. Es razonable sospechar que la investigación de informes sobre duendes en Utah o el intento de comunicarse con entidades interdimensionales puede haber desempeñado un papel en la decisión de la DIA de dejar de financiar el proyecto. Tampoco se sabe con exactitud cómo se utilizó el dinero de los contribuyentes en el programa, aunque la fuente anónima de BAASS relató que gran parte de la financiación de la investigación ovni de Bigelow se pagó con su patrimonio personal y no con fondos del gobierno. Elizondo, de la AATIP, dijo a The Debrief que, aunque no estaba involucrado de ninguna manera con el BAASS y no se sentía cualificado para dar más detalles, «se sabía que Bigelow utilizaba su propio dinero para partes de este esfuerzo».

Nos pusimos en contacto con Bigelow Aerospace, pero no respondieron a las solicitudes de comentarios sobre nada de esto. Sin embargo, está claro que, por los equipos, las instalaciones y los viajes que se conocen, todo el proyecto BAASS habría costado una fortuna.

En un reportaje exclusivo, The Debrief arrojó recientemente nueva luz sobre el actual Task Force investigating UAP desde la Oficina de Inteligencia Naval. The Debrief también dio a conocer la noticia relativa al reciente omnibus bill que obligará al Task Force a presentar un informe de inteligencia sobre las FANI al Congreso. Está claro que el gobierno de Estados Unidos tiene un interés continuo en el tema de la tecnología punta en nuestros cielos y está dispuesto a seguir financiando programas para su investigación. No sabemos por qué la DIA desechó oficialmente el proyecto AAWSAP, pero nuestro informe indica que BAASS estaba haciendo algo más que investigar una tecnología exótica. Estaba persiguiendo cosas que hacen ruido en la noche.

🔎| SignsOfTheTimes

Trikooba se sustenta únicamente gracias a sus lectores. Recuerda que siempre puedes apoyarnos de una manera totalmente gratuita, o realizando una mínima aportación económica. SI quieres saber cómo, haz clic aquí: Apoya el Blog

Deja un comentario