Miles de israelíes regresan a la vida normal con un ‘Pase Verde’ falsificado

Mientras Israel se prepara para dar la bienvenida a gimnasios, hoteles y otros lugares sólo a los vacunados, miles de personas han estado fabricando su propio «Pase Verde», la credencial fácilmente falsificable que el país está utilizando para demostrar la vacunación.

Publicidad:

El Pase Verde parece bastante complejo, con el código QR de aspecto seguro en la parte inferior derecha, pero el código está formado simplemente por los mismos detalles impresos en el pase en letras y números normales, según reveló el experto en ciberseguridad Ran Bar-Zik en un post de Facebook a principios de esta semana. Así, el pase puede ser fácilmente falsificado por cualquiera que tenga un programa gráfico y una impresora.

Israel reabrirá oficialmente los negocios, desde gimnasios y hoteles hasta centros comerciales, museos y bibliotecas, el domingo. Sin embargo, sólo serán bienvenidos en los gimnasios, hoteles y piscinas quienes puedan demostrar que han sido vacunados o hayan superado el Covid-19, y sólo ellos podrán asistir a eventos deportivos y culturales.

Pero el hecho de que más de 100.000 israelíes compren y vendan pases falsos en las redes sociales, un mercado que, según informó el jueves el Times of Israel, ya se mueve a buen ritmo, desvirtúa el propósito de tener un pase de vacunación.

Publicidad:

Los pases se venden por unos 750 shekels (230 dólares), según Haaretz, e incluso antes de que los negocios reabran sus puertas pueden eximir al titular de la cuarentena.

Bar-Zik se explayó en su post sobre lo fácil que habría sido hacer una versión segura utilizando el mismo tipo de firma digital desplegada en todo Internet en HTTPS y otros protocolos comunes, y expresó su frustración por el hecho de que Israel, supuestamente avanzado en tecnología, no hubiera desplegado esta tecnología comparativamente antigua en una pieza de identificación considerada tan importante.

No fue ni mucho menos el único profesional de la ciberseguridad que hizo pública la noticia: la empresa Check Point también dio la cara y compartió con Haaretz un vídeo en el que incluso se guiaba al usuario por el proceso de falsificación del Green Pass.

El Ministerio de Sanidad ha intentado minimizar el problema, diciendo a Channel 12 que está «estudiando la implementación de un código de barras seguro que sea aceptado internacionalmente» y que la situación actual es sólo una «respuesta rápida inicial».

Mientras tanto, el ministro de Sanidad, Yuli Edelstein, advirtió que una multa de 5.000 shekel (1.500 dólares) esperaba a quien intentara salirse con la suya utilizando un pase falso.

Publicidad:

Edelstein ha intentado advertir a los que se niegan a vacunarse de que sus vidas serán solitarias si no hacen cola para recibir la inyección, declarando la semana pasada que «quien no se vacune sólo saldrá a los supermercados o las farmacias, mientras que los vacunados irán a los estadios y los gimnasios». También ha amenazado con despedir a los trabajadores de ciertas industrias si no se vacunan o se someten a pruebas de detección del virus cada 48 horas, aunque el vicefiscal general Raz Nizri advirtió que no se pueden aprobar leyes de este tipo a nivel local en lo que respecta al sector educativo.

A pesar de la cacareada alta tasa de vacunación del país, una cuarta parte de los que no han recibido la vacuna dicen que no tienen intención de hacerlo, según una encuesta realizada el martes y citada por el Times of Israel. En otra encuesta realizada el martes por el instituto de investigación Rushinek, sólo el 41% de los padres dijo que vacunaría a sus hijos cuando la vacuna estuviera disponible para los menores de 16 años, mientras que el 30% respondió que no estaba seguro y el 29% dijo que no se vacunaría.

🔎 | TimesOfIsrael | RTNews

Trikooba se sustenta únicamente gracias a sus lectores. Recuerda que siempre puedes apoyarnos de una manera totalmente gratuita, o realizando una mínima aportación económica. SI quieres saber cómo, haz clic aquí: Apoya el Blog

Deja un comentario