Mientras la sociedad sufre, las grandes farmacéuticas se hacen más fuertes y ricas

Las fusiones y adquisiciones que se producen constantemente en el seno de la Gran Farmacia y del sistema de «asistencia sanitaria» de Estados Unidos en general están ayudando a la industria farmacéutica a obtener beneficios récord, incluso mientras se destruyen más vidas que nunca en el proceso.

Publicidad:

La diputada Katie Porter (demócrata de California) publicó el 29 de enero un informe condenatorio en el que se describen los horrores de este sistema de atención a la muerte y se pide al Congreso que promulgue una «reforma integral y urgente» para solucionarlo.

Titulado «Killer Profits: Cómo las adquisiciones de las grandes farmacéuticas destruyen la innovación y perjudican a los pacientes», el informe de Porter revela cómo, sólo en la última década, el número de «grandes compañías farmacéuticas internacionales (se) ha reducido seis veces, de 60 a 10».

Los ejecutivos de las empresas afirman que estas consolidaciones son necesarias para aumentar la eficiencia operativa, pero el informe de Porter explica que «si se profundiza un poco más» se descubre «una preocupante tendencia en toda la industria de destinar miles de millones de dólares de recursos corporativos a la adquisición de otras empresas farmacéuticas con medicamentos de éxito protegidos por patentes, en lugar de destinar esos recursos al descubrimiento de nuevos medicamentos».

Publicidad:

En realidad, casi todas las fusiones y adquisiciones de empresas farmacéuticas que se llevan a cabo tienen por objeto aumentar el precio de las acciones, frenar a los competidores y/o adquirir algún nuevo fármaco de gran éxito que tenga el potencial de aportar un enorme flujo de ingresos.

En otras palabras, todo es cuestión de dinero. Sabemos que a la industria farmacéutica no le importa ni un ápice ayudar a la gente a estar sana porque los medicamentos farmacéuticos causan más daño que bien, a pesar de ser la única forma de «medicina» aprobada en Estados Unidos.

«En lugar de gastar en innovación, la Gran Farmacia acapara su dinero para sueldos y dividendos», explica el informe, «mientras se traga a las empresas más pequeñas, haciendo así el mercado mucho menos competitivo.»

En una serie de tuits, Porter escribió que a las grandes farmacéuticas les encanta engullir a las empresas de biotecnología que, de otro modo, serían su competencia. En cuanto estas empresas más pequeñas son adquiridas, toda la innovación «se detiene», dice.

«Se mata la cultura de la creatividad», advierte Porter. «La visión de la pequeña empresa se pierde, y los beneficios de la gran empresa pasan a ser prioritarios».

Publicidad:

El informe de Porter incluye entrevistas exclusivas con antiguos empleados de Immunex, y posteriormente de Amgen, que ayudan a argumentar que la consolidación nunca ayuda realmente a las personas, y en cambio sólo «frena la innovación a expensas de los pacientes.»

«Nuestro informe es claro: la consolidación destruye las culturas científicas que antes celebraban la creatividad y las transforma en lugares que atienden a los caprichos de los accionistas miopes», dice Porter.

A las empresas farmacéuticas les encanta afirmar que la reducción de los precios de los medicamentos con receta es lo que acaba con la innovación. La realidad, sin embargo, es que los precios de los medicamentos recetados no han hecho más que dispararse al mismo tiempo que la innovación se ha reducido a casi nada.

Publicidad:

«En cambio, han dedicado cada vez más fondos a enriquecer a los accionistas o a comprar otras empresas para eliminar la competencia».

Ya en 2018, cuando Donald Trump concedió un masivo «regalo fiscal a los ricos», explica además el informe, «12 de las mayores compañías farmacéuticas gastaron más dinero en la recompra de acciones que en investigación y desarrollo.»

Todos estos factores y más han convertido a la Gran Farmacia en la mayor y más rica fuerza política y social para el mal que este mundo haya visto jamás. Ambos lados del pasillo político están propagando su éxito, y nosotros, el pueblo, nos estamos volviendo más tontos, más enfermos y más privados de derechos con cada día que pasa.

«La competencia es fundamental para el capitalismo», indicó Porter en un comunicado de prensa sobre su informe.

Publicidad:

«Como muestra nuestro informe, las grandes farmacéuticas tienen pocos incentivos para invertir en medicamentos nuevos y críticamente necesarios. En cambio, los gigantes farmacéuticos tienen libertad para dedicar sus recursos a adquirir empresas más pequeñas que, de otro modo, podrían obligarles a competir.»

🔎 | ChildrensHealthDefense

Trikooba se sustenta únicamente gracias a sus lectores. Recuerda que siempre puedes apoyarnos de una manera totalmente gratuita, o realizando una mínima aportación económica. SI quieres saber cómo, haz clic aquí: Apoya el Blog

Deja un comentario