Profesor de derecho australiano habla sobre la desobediencia civil y las medidas COVID


Gabriël A. Moens A.M. es profesor emérito de Derecho en la Universidad de Queensland, Australia. Al estar recluido en su despacho, ha tenido tiempo de revisar sus trabajos anteriores, que se remontan a unas cuatro décadas.

Publicidad:

Para nuestro gran beneficio, ha reunido quince de estos trabajos y los ha publicado ahora como un libro titulado «Enduring Ideas: Contribuciones a los debates australianos».

Los trabajos consolidados en este libro abordan cuestiones y temas que siguen siendo más relevantes que nunca.

Publicidad:

Por ejemplo, uno de los debates que tuvieron lugar en Australia entre los años 60 y 80 fue el del derecho de las personas a desobedecer las leyes.

El profesor Moens nos recuerda en el capítulo dos («Sobre la desobediencia civil», 1980) que hay casos de política arbitraria que sólo pueden remediarse mediante la desobediencia civil.

Comienza este importante ensayo describiendo la desobediencia civil como un requisito formal del sistema legal.

A continuación, comunica que ciertos actos de desobediencia civil están realmente protegidos por los artículos 18 y 19 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, los derechos de pensamiento, conciencia, religión, opinión y expresión.

Publicidad:

Estos artículos implican un derecho natural de los ciudadanos a infringir cualquier ley incompatible con estas libertades.

Moens continúa demostrando que la eficacia de la desobediencia civil depende de su racionalidad.

Explica que la racionalidad se demuestra cuando la justificación de la desobediencia civil se contrapone a la obediencia regular de las leyes válidamente promulgadas.

Esto, según él, es especialmente importante porque los seres humanos son naturalmente proclives a desobedecer las normas con las que no están de acuerdo personalmente.

Publicidad:

Moens también sostiene en su colección que un sistema no funciona adecuadamente «cuando algunos grupos tienen posiciones de poder arraigadas en la sociedad y utilizan su poder para imponer su voluntad a clases de personas más débiles y vulnerables».

Dice que cuando las oportunidades de cambio a través del sistema legal son insuficientes, entonces la desobediencia civil es a menudo una «forma efectiva y expedita de desafiar la ley».

En otras palabras, la desobediencia civil puede estar justificada sólo cuando los canales normales de cambio social y legal ya no funcionan, o cuando los agravios graves no son atendidos adecuadamente por el Estado, y la voz del pueblo no puede ser escuchada.

En el momento en que Moens preparaba este excelente libro, Australia ya estaba inmersa en la pandemia del COVID-19.

Publicidad:

En este contexto, el capítulo 14 analiza el papel del Estado en la protección de la salud pública.

Caracteriza ciertas medidas promulgadas por los gobiernos para combatir el COVID-19 como de naturaleza profundamente paternalista y con un efecto enorme y perjudicial para los derechos básicos de la población.

Le recomendamos:  Diputado australiano pide a Trump que indulte a Assange cuanto antes: 'Hillary lo odia y Biden lo llama un terrorista de alta tecnología'

Se evalúa críticamente la legalidad de estas medidas, especialmente a la luz de importantes derechos y principios constitucionales. También identifica los casos en los que la desobediencia civil puede estar justificada.

Sea como fuere, Moens sigue siendo realista y cree que hoy en día muchos australianos «dan la libertad por sentada» y no se dan cuenta de que el precio de la libertad es la «vigilancia eterna».

Lo que estamos viendo en la actualidad apoya esta suposición, y no puedo exagerar la importancia de «Enduring Ideas: Contribuciones a los debates australianos» de Moens.

Nos permite comprender mejor los enormes retos a los que nos enfrentamos actualmente como nación, y potencialmente durante mucho tiempo.

🔎 | TheEpochTimes

Trikooba se sustenta únicamente gracias a sus lectores. Recuerda que siempre puedes apoyarnos de una manera totalmente gratuita, o realizando una mínima aportación económica. SI quieres saber cómo, haz clic aquí: Apoya el Blog

Deja un comentario