Un popular antidepresivo convierte a los peces en «zombis»

La fluoxetina, un popular antidepresivo que se vende bajo la marca Prozac, podría necesitar pronto una nueva etiqueta de advertencia: «Precaución: Este antidepresivo convierte a los peces en zombis».

Publicidad:

Los resultados de un nuevo estudio demuestran que la exposición a largo plazo a la fluoxetina hace que los guppys (o pez millón) actúen de forma más parecida, borrando diferencias de comportamiento cruciales. Giovanni Polverino, ecólogo del comportamiento de la Universidad de Australia Occidental, dirigió el estudio publicado el miércoles 10 de febrero en Proceedings of the Royal Society B.

Al igual que los humanos, los peces aprenden y sobreviven con el ejemplo. Las diferencias de comportamiento desempeñan un gran papel en el aprendizaje. Si un pez hizo un determinado movimiento y murió como resultado, el otro pez intentará un movimiento diferente para evitar ese destino. Así que si todos los peces se mueven y piensan igual, es menos probable que aprendan y menos probable que sobrevivan también. Esto podría tener enormes implicaciones para la supervivencia de las poblaciones de peces en la naturaleza, ya que la fluoxetina se encuentra ahora en los sistemas acuáticos.

La exposición a la fluoxetina crea un comportamiento de «zángano» en los peces

La fluoxetina es ahora uno de los fármacos más documentados que contaminan los cursos de agua. Los rastros de fluoxetina suelen llegar a los sistemas de agua a través de la orina de las personas que toman el antidepresivo. (Relacionado: Se descubre que el arándano marino es un eficaz antidepresivo natural).

Publicidad:

El fármaco llega al medio ambiente a través del agua que se vierte desde las plantas de tratamiento de aguas residuales, muchas de las cuales rara vez se filtran.

Estudios anteriores han evaluado los efectos de la fluoxetina en diferentes tipos de fauna. Pero los resultados de esos estudios se basaban a menudo en promedios tomados de todos los miembros de un grupo. Dichos estudios no muestran cómo afecta la fluoxetina a los animales individuales, lo que podría tener importantes implicaciones para la supervivencia de un grupo.

Para ello, los investigadores estudiaron a 3.600 guppys (Poecilia reticulata) capturados en un arroyo del noreste de Australia durante dos años. Los guppys y sus crías -hasta seis generaciones- se colocaron en tres tanques distintos para su observación durante dos años.

Un tanque tenía agua dulce, otro tenía agua con fluoxetina a niveles comunes en la naturaleza y el otro tenía agua con fluoxetina a niveles más altos, similares a los que se encuentran cerca de los desagües.

Para comprobar cómo afectaba la fluoxetina a los guppys, los investigadores los colocaron de uno en uno en un nuevo tanque. Tenía una zona oscura en una esquina para simular un escondite que los peces buscan de forma natural en la naturaleza para evitar a los depredadores.

Publicidad:

Algunos de los guppys criados en agua dulce se movieron en el nuevo tanque, mientras que otros no lo hicieron, un signo clave de la diferencia de comportamiento.

Pero muchos de los guppys expuestos a la fluoxetina eran moderadamente activos y mostraban poca variación en sus comportamientos y los guppys criados en agua con alto nivel de fluoxetina actuaban como «zombis».

«Es un descenso enorme [de la variabilidad], algo que nunca había visto antes», dijo Polverino.

Publicidad:

Sin embargo, los investigadores observaron que todos los guppys pasaban la misma cantidad de tiempo «escondiéndose» en la zona oscura de la esquina del nuevo tanque. Polverino especuló que el comportamiento de los guppys de esconderse podría ser menos sensible a la fluoxetina porque esconderse de los depredadores es extremadamente crucial para la supervivencia.

Sin embargo, los resultados mostraron que la exposición a la fluoxetina afectó significativamente a la variabilidad del comportamiento de los guppys. Y lo que es peor, los efectos de la fluoxetina persistieron a lo largo de varias generaciones de guppys criados en el agua contaminada por la droga.

Polverino y sus colegas esperan continuar su estudio para descubrir posibles variaciones individuales en los rasgos, como el metabolismo, la supervivencia o el número de crías producidas tras la exposición a la fluoxetina.

Se necesitaría más investigación para ver si la fluoxetina afecta a la variabilidad del comportamiento en otros animales del mismo modo que afectó al de los guppys.

Publicidad:

🔎 | DailyMail

Trikooba se sustenta únicamente gracias a sus lectores. Recuerda que siempre puedes apoyarnos de una manera totalmente gratuita, o realizando una mínima aportación económica. SI quieres saber cómo, haz clic aquí: Apoya el Blog

Deja un comentario