El presidente de Bielorrusia, Alexander Lukashenko, derrota el golpe globalista para derrocarlo

Alexander Lukashenko, el presidente de Bielorrusia, ha anunciado su victoria sobre el golpe de Estado organizado por globalistas como George Soros para derrocarlo.

Publicidad:

Publicidad:

El hombre fuerte de Bielorrusia, Alexander Lukashenko, declaró el jueves que su país había derrotado los intentos extranjeros de derrocar a su gobierno.

Durante la ola de manifestaciones, Lukashenko afirmó que los manifestantes habían sido incitados por gobiernos extranjeros para orquestar su derrocamiento, y el jueves dijo que Bielorrusia había rechazado con éxito los ataques.

Publicidad:

«La guerra relámpago no tuvo éxito. Hemos mantenido nuestro país», dijo Lukashenko, utilizando un lenguaje especialmente resonante en un país que sufrió enormes pérdidas a manos de las fuerzas nazis en la Segunda Guerra Mundial.

«A pesar de las tensiones en la sociedad creadas artificialmente por fuerzas externas, sobrevivimos», dijo Lukashenko a cientos de delegados en el primer día de la Asamblea Popular de Bielorrusia.

«Tenemos que resistir a toda costa. Y 2021, este año, será decisivo».

Las protestas que estallaron en agosto fueron la amenaza más grave para el gobierno de Lukashenko desde que llegó al poder en el país ex soviético en 1994.

Publicidad:

Poco después de llegar al poder, Lukashenko inició una campaña de represión contra la Fundación George Soros, imponiéndole una multa de 3 millones de dólares por infracción monetaria. Ese mismo año George Soros abandonó Bielorrusia.

Desde entonces, Bielorrusia ha sido objeto de constantes revoluciones de colores destinadas a derrocar a Lukashenko.

Publicidad:

El año pasado, en una entrevista, Lukashenko explicó la importancia geopolítica de Bielorrusia.

Aleksandr Lukashenko subrayó que Occidente necesita a Rusia, no a Bielorrusia, a la que ve sólo como un trampolín. «Las autoridades rusas entienden muy bien que no se puede entregar Bielorrusia a Estados Unidos, como se hizo con Ucrania. ¿Por qué no se puede hacer? Porque es un cordón sanitario de unos 1.000 km», dijo el presidente.

Publicidad:

Añadió que cuando se convirtió en el primer presidente de Bielorrusia, impidió los planes de crear dicho cordón sanitario de los Estados bálticos, Bielorrusia y Ucrania, que separaría a Rusia.

«Por eso los estadounidenses me odian, desde aquellos primeros años. No dejé que Soros viniera. Y tú eras amigo de él. Ni siquiera estoy hablando de Ucrania. Usted era amigo de él, de los que estaban cerca de Boris Nikolaevich [Yeltsin].

No mencionaré los nombres, usted los conoce. Todavía están ahí. Pregunte a Putin cuántos miembros de la CIA estaban en el gobierno y en el Kremlin», dijo Aleksandr Lukashenko.

Publicidad:

En este contexto, Lukashenko expuso la agenda del Banco Mundial, el FMI y las agencias globales detrás de los enormes préstamos del coronavirus.

Le recomendamos:  Abogado de Trump asegura que cuatro estados estarían próximos a cambiar los resultados electorales

Bielorrusia expuso las condiciones establecidas por estos organismos para los préstamos que se concedían para COVID-19.

El Presidente de Bielorrusia expuso que la ayuda del Banco Mundial para el coronavirus viene con condiciones para imponer medidas de bloqueo extremas, para modelar su respuesta al coronavirus según la de Italia e incluso cambios en las políticas económicas que rechazó por ser «inaceptables».

El Presidente de Bielorrusia no es el primero que ha puesto de manifiesto las presiones ejercidas por los organismos mundiales en medio de la crisis del coronavirus para favorecer su agenda.

En un acontecimiento impactante, el Presidente de Madagascar hizo una sensacional afirmación de que la OMS le ofreció un soborno de 20 millones de dólares para envenenar la cura de COVID-19, llamada COVID-19 Organics, hecha de Artemisia.

Publicidad:

También se reveló en un informe de inteligencia humana interceptado que Bill Gates ofreció 10 millones de dólares de soborno para un programa de vacunación forzada contra el Coronavirus en Nigeria.

De forma similar, la Unión Europea dio 27 millones de euros a Tanzania para que impusiera las medidas contra el COVID-19 prescritas por la OMS, como los cierres estrictos, las máscaras obligatorias y la vacunación a gran escala.

Publicidad:

Curiosamente, Tanzania aceptó el dinero y luego declaró al país libre de coronavirus. Ahora, los europeos se desahogan en el Parlamento.

🔎 | Ibtimes

Trikooba se sustenta únicamente gracias a sus lectores. Recuerda que siempre puedes apoyarnos de una manera totalmente gratuita, o realizando una mínima aportación económica. SI quieres saber cómo, haz clic aquí: Apoya el Blog

Deja un comentario