Lo sabían días antes: La jefa en funciones del D.C. deja al descubierto al Congreso culpando a la policía del Capitolio en una carta brutal

La jefa interina de la Policía del Capitolio, Yolanda Pittmann, ha revelado con sorprendente detalle que la policía del Capitolio avisó con mucha antelación del atentado del 6 de enero en una carta que expone brutalmente los fallos de seguridad.

Publicidad:

«El 4 de enero, el Departamento sabía que el evento del 6 de enero no sería como ninguna de las protestas anteriores celebradas en 2020. Sabíamos que asistirían grupos de milicianos y organizaciones de supremacistas blancos. También sabíamos que algunos de estos participantes tenían la intención de llevar armas de fuego y otras armas al evento. Sabíamos que había un fuerte potencial de violencia y que el Congreso era el objetivo».

La declaración expone con detalles concretos que la amenaza inminente para el edificio del capitolio era grave. Sin embargo, el Congreso, a pesar de las repetidas advertencias, no actuó para garantizar que la policía del capitolio y la guardia nacional contaran con los recursos adecuados para proporcionar una seguridad vigorosa y un mandato claro para garantizar que el edificio no fuera violado.

Pittmann expone la siguiente versión de los hechos, que pone de manifiesto que la policía del capitolio se sintió presionada para aumentar sus recursos y su preparación:

Publicidad:

«Sin embargo, creo que ciertos retos a los que se enfrentó el Departamento el día del ataque podrían haberse superado con una preparación adicional.»

«En primer lugar, quedó claro desde el principio que el Departamento necesitaba mucho más personal que el disponible. Recibimos ayuda inmediata de la policía de Memphis, que envió cien agentes a los pocos minutos de la ruptura inicial del perímetro de seguridad exterior. El jefe Sund se coordinó inmediatamente con los organismos federales y las fuerzas del orden de toda la zona para conseguir más personal sobre el terreno. También presionó a la Junta para que le autorizara a traer a la Guardia Nacional, pero no se le concedió la autorización durante más de una hora.»

En la declaración de Pittmann, aporta otra revelación que pone en duda la fuerte presión del Congreso sobre la policía del Capitolio:

«Además, el 4 de enero, el ex jefe de policía de la USCP, Steven Sund, solicitó a la Junta de la Policía del Capitolio que declarara el estado de emergencia y autorizara una solicitud para obtener el apoyo de la Guardia Nacional

La Junta denegó la solicitud, pero animó al Jefe Sund a ponerse en contacto con la Guardia Nacional de DC para determinar cuántos guardias podrían ser enviados al Capitolio con poca antelación, lo que hizo. El Jefe Sund también se coordinó con el Jefe de Policía en funciones, Robert Contee, del Departamento de Policía Metropolitana, para garantizar apoyo adicional el 6 de enero.»

Publicidad:

Además, se dio una orden de «cierre» que sugiere sutilmente que puede haber razones para que no se cumpla adecuadamente:

«En tercer lugar, una vez que quedó claro que la turba se estaba acercando demasiado al edificio del Capitolio, ordené el cierre del Capitolio, lo que significa que todas las entradas deberían haber sido cerradas y selladas para impedir la entrada desde el exterior. El Departamento cuenta con procedimientos de cierre muy específicos que exigen que el cierre entre en vigor incluso cuando los agentes permanecen fuera del edificio. Es posible que esta política no se haya seguido sistemáticamente.»

También explica cómo los sustos de las bombas de tubo del RNC y del DNC desviaron los recursos policiales, y también cómo la provisión de «opciones menos letales» perjudicó a los agentes:

Publicidad:

«Además, los recursos del Departamento se desviaron a otras preocupaciones mayores. Casi a la misma hora en que la turba llegó al Capitolio, se descubrió una bomba de tubo en la sede del RNC en la calle Primera y C, SE. El Departamento envió personal de la USCP para investigar y asegurar el lugar, lo que incluyó la evacuación de los edificios de oficinas de Madison y Cannon House, así como de los residentes y los negocios locales. Poco después de que se descubriera la bomba de tubo inicial, la USCP descubrió un vehículo con productos químicos explosivos y un arma de fuego a la vista aparcado en esa misma manzana. También se descubrió una bomba de tubo idéntica en la sede del DNC varios minutos después.»

«En segundo lugar, nuestros agentes estaban equipados con opciones menos letales, como el spray de OC y las porras. También contaban con el apoyo de pelotones de la CDU que desplegaban bolas de pimienta y otras municiones químicas. No disponían de otras opciones menos letales, como las armas de impacto. Además, debido a la cantidad de productos químicos menos letales que se utilizaron para dispersar a la multitud, se deberían haber dispuesto suministros adicionales para facilitar el acceso. En cambio, el Departamento tuvo que enviar personal para recargar a nuestros agentes.»

La junta directiva del sindicato de la policía del Capitolio de EE.UU. celebrará una votación de desconfianza en una reacción casi sin precedentes contra la dirección de la policía de D.C.

La votación de desconfianza apunta a la jefa en funciones Yogananda Pittman, que recientemente reveló el fallo de seguridad antes del ataque al edificio del Capitolio. Recientemente se disculpó por el hecho de que la policía del Capitolio no protegiera el edificio del Capitolio de Estados Unidos durante el levantamiento del 6 de enero.

Publicidad:

El voto de censura sería políticamente embarazoso, pero sin consecuencias directas para los altos mandos mencionados: El jefe interino Pittmann, el jefe adjunto Thomas, el jefe adjunto interino Gallagher y los subjefes Bowen, Pickett y Waldow.

El antiguo jefe de la Policía del Capitolio, Steven Sund, obligado a dimitir bajo una fuerte presión de los demócratas, ha respondido a la presidenta Pelosi. Desmiente la versión de los demócratas de que no se pidió más seguridad. De hecho, el Congreso fue advertido seis veces antes de los disturbios en el Capitolio y, sin embargo, el sargento de armas de la Cámara de Representantes y del Senado, ambos también dimitidos, no actuaron ante esas peticiones.

De hecho, recientemente se ha sabido que los demócratas conocían desde hace meses los planes de un ataque al capitolio.

Tras el atentado del 6 de enero, no está claro si la policía del Capitolio es la culpable del fallo de seguridad, o aquellos que no prestaron atención a las advertencias; es decir, el Congreso de Estados Unidos.

🔎 | Int.nyt | BeckerNews

Trikooba se sustenta únicamente gracias a sus lectores. Recuerda que siempre puedes apoyarnos de una manera totalmente gratuita, o realizando una mínima aportación económica. SI quieres saber cómo, haz clic aquí: Apoya el Blog

Deja un comentario