Decenas de personas desarrollan un trastorno sanguíneo poco común tras recibir vacunas contra el COVID: informes

Compartir:

Al menos 36 receptores de las vacunas Covid-19 de Pfizer y Moderna en los EE. UU. han desarrollado un trastorno inmunológico raro que ataca la sangre. Un paciente murió y los médicos no pueden descartar culpar a la vacuna.

Publicidad:

El Dr. Gregory Michael, un obstetra-ginecólogo de 56 años que dirigió el Centro Médico Mount Sinai de Miami Beach durante más de una década, murió en enero debido a una hemorragia cerebral. Había recibido una dosis de la vacuna contra el COVID de Pfizer-BioNTech dos semanas antes e inmediatamente desarrolló trombocitopenia inmune, un trastorno sanguíneo poco común y en ocasiones fatal.

Michael es una de al menos 36 personas que han desarrollado la afección después de recibir las vacunas contra el coronavirus de Pfizer o Moderna, según un informe del New York Times publicado el lunes. Los casos fueron autoinformados al Sistema de Notificación de Eventos Adversos a las Vacunas (VAERS) del gobierno antes de fines de enero, lo que significa que más personas podrían haber desarrollado la afección desde entonces.

Publicidad:

La trombocitopenia inmunitaria es una condición poco común que afecta a unas 50.000 personas en los EE. UU. La afección es causada por el propio sistema inmunológico del cuerpo que ataca las plaquetas de la sangre, responsables de la coagulación. Al no poder coagular la sangre, los pacientes a menudo desarrollan hematomas internos o externos, que pueden parecer una erupción. En varios casos, como el de Michael, la afección ha provocado hemorragias o accidentes cerebrovasculares masivos.

Una paciente contactada por el Times sufrió un sangrado vaginal abundante dos semanas después de recibir la vacuna de Moderna y requirió transfusiones de plaquetas y tratamiento con esteroides para sobrevivir. Otra mujer fue hospitalizada con moretones y ampollas sangrantes en la boca solo un día después de recibir la misma inyección. Su condición se deterioró hasta el punto en que los médicos, preocupados de que un golpe leve desencadenara una hemorragia fatal, temieron sacarla de la cama del hospital.

No todos los casos pueden relacionarse de manera concluyente con las vacunas, pero el Dr. James Bussel, un hematólogo y experto en la enfermedad, le dijo al Times que una asociación «es posible».

«Que suceda después de una vacuna es bien conocido y se ha visto con muchas otras vacunas» , dijo. «Por qué sucede?, no lo sabemos».

A diferencia de las vacunas tradicionales, que utilizan una forma inactiva del patógeno contra el que protegen, tanto las inyecciones de Pfizer como las de Moderna son vacunas de ARNm. Estas vacunas, tecnológicamente nuevas y, por lo tanto, no probadas en masa, funcionan introduciendo en las células del cuerpo una hebra de ARN con instrucciones que le dicen al ADN de la persona cómo comenzar a producir anticuerpos.

Publicidad:

Le recomendamos:  La OMS pide a las embarazadas que NO se pongan la vacuna COVID de Moderna

Los investigadores de la Universidad de Cambridge afirman que los efectos secundarios podrían incluir «reacciones autoinmunes», pero a la vez afirman que producen «un tipo de inmunidad más fuerte» que sus contrapartes tradicionales. 

La trombocitopenia inmune también puede desarrollarse como resultado de ciertos medicamentos y cánceres, de la influenza y, según el guion oficial, del propio Covid-19.

Los funcionarios de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) dijeron que están investigando los informes del VAERS, mientras que tanto Pfizer como Moderna le dijeron al Times que están monitoreando la seguridad de sus vacunas.

🔎 | NYTimes | RTUSA

Trikooba se sustenta únicamente gracias a sus lectores. Recuerda que siempre puedes apoyarnos de una manera totalmente gratuita, o realizando una mínima aportación económica. SI quieres saber cómo, haz clic aquí: Apoya el Blog


Compartir:

Deja un comentario