Diferentes informes reportan varias muertes de sanitarios italianos tras haberse vacunado contra el COVID

Diferentes medios italianos han informado sobre varias misteriosas muertes entre trabajadores sanitarios poco después de recibir las inyecciones experimentales de Pfizer.

Publicidad:

Mauro Valeriano D’Auria, gastroenterólogo del Hospital Umberto I en Nocera Inferiore, murió de un ataque cardíaco mientras jugaba al tenis el 24 de enero de 2021. Se decía que estaba «en la flor de la vida y en perfecta salud». El sanitario había publicado en su Facebook que se había vacunado contra el COVID y que era perfectamente seguro poco antes de su fallecimiento.

El enfermero Luigi Buttazzo, de 42 años, técnico en equipos quirúrgicos del Hospital Tor Vergata en Roma, fue encontrado muerto en su cama, según un informe publicado el 27 de enero de 2021. Acababa de recibir la segunda dosis de la inyección de ARNm de Pfizer. Se sospecha de un infarto.

Elisabeth Durazzo, una joven enfermera de guardia en el hospital Fabrizio Spaziani en Frosinone, murió repentinamente mientras dormía de un paro cardíaco. Su hospital fue uno de los primeros hospitales en Lazio que, entre finales de diciembre y principios de enero, requirió que todo su personal de atención médica participara en un esfuerzo de vacunación masivo contra el Covid, utilizando la inyección experimental de Pfizer. Fue vacunada el 13 de enero de 2021 y encontrada muerta junto a su hijo 10 días después.

Publicidad:

Como es el protocolo estándar ahora con las autoridades de salud del gobierno, ninguna de estas tres muertes se atribuye a las inyecciones de COVID.

Se supone que debemos creer que estos 3 jóvenes trabajadores del hospital murieron todos de un paro cardíaco por «causas naturales» a pesar de no tener condiciones preexistentes, y que esto no tiene nada que ver con las inyecciones experimentales de ARNm de Pfizer que recibió cada uno de ellos.

Admitir que las inyecciones experimentales de ARNm de COVID tienen algo que ver con estas muertes sería malo para los negocios y el desarrollo de estas nuevas inyecciones de miles de millones de dólares y el mercado que esperan desarrollar.

La farmacéutica Miriam Gabriela Godoy, de 49 años, también falleció al poco de recibir la vacuna en Italia. Había sido vacunada el 14 de enero. Al día siguiente había ido a la farmacia a trabajar y se sentía enferma. Fue trasladada de urgencia al Hospital Bufalini de Cesena, donde falleció pocos días después, el miércoles 20 de enero.

A la mujer, que deja 4 hijos, no se le realizó autopsia para conocer las verdaderas causas de su muerte. Sin embargo las autoridades sanitarias especifican que “no hay absolutamente ninguna correlación entre la vacuna y lo que le sucedió.»

Publicidad:

🔎 | Affaritaliani | Secondopianonews | Secondopianonews (2) | Ilrestodelcarlino

Trikooba se sustenta únicamente gracias a sus lectores. Recuerda que siempre puedes apoyarnos de una manera totalmente gratuita, o realizando una mínima aportación económica. SI quieres saber cómo, haz clic aquí: Apoya el Blog

Deja un comentario