Francia, pionera en vacunas, se muestra ahora muy escéptica con respecto a las ‘vacunas’ COVID: Nadie quiere ser el «conejillo de indias»

Francia, que alguna vez fue pionera de la vacunación, ahora se está volviendo más escéptica de los esfuerzos para inocularse contra el COVID-19.

Publicidad:

Una encuesta de Ipsos realizada en diciembre en la que participaron 15 países encontró que Francia se ubicó en el último lugar en términos de disposición a recibir una vacuna COVID-19. 

En la encuesta, solo el 40% de la población francesa dijo que quería la vacuna. Las encuestas también muestran que más de las tres cuartas partes de los trabajadores de hogares de ancianos, entre los primeros grupos objetivo del gobierno en ser vacunados, no quieren tomarla.

“Tengo cerebro. Soy capaz de formar mis propias ideas ”, dijo Anna Courreges, enfermera que trabaja en un centro de cuidados en la ciudad de Beziers, en el sur de Francia. 

Publicidad:

«Hay cierta desconfianza en las autoridades por mi parte, cuando ves cómo se ha gestionado la crisis en Francia desde el principio».

La inmunización en Francia ha comenzado lentamente

La campaña de vacunación masiva de Francia ha comenzado lentamente. Solo 422.000 personas han recibido la vacuna en las más de tres semanas desde que los reguladores europeos autorizaron el uso de la vacuna, muy por detrás de otras naciones desarrolladas.

Una de las principales razones de esto es que los funcionarios franceses se enfrentan a una oposición profundamente arraigada que ha convertido a los franceses en algunos de los principales escépticos de las vacunas del mundo. Esto es algo que tiene sus raíces en el siglo XIX, cuando los grupos anti-vacunación hicieron campaña contra las modernas técnicas de vacunación iniciadas por Louis Pasteur.

Este sentimiento se ha alimentado aún más en los últimos años por la desconfianza generalizada hacia el gobierno dirigido por el presidente Emmanuel Macron. Macron ha enfrentado años de protestas del movimiento de los chalecos amarillos contra el establecimiento.

Parte de la razón por la que los franceses no están interesados ​​en vacunarse es la novedad de la tecnología detrás de las vacunas COVID-19. 

Publicidad:

Algunas de las principales voces de escepticismo hacia las vacunas de ARNm son los trabajadores de hogares de ancianos, muchos de los cuales sienten que la tecnología de ARNm no ha sido probada adecuadamente o no se ha demostrado que sea efectiva. Sus temores se ven agravados por los informes de muertes relacionadas con las vacunas de ARNm de Pfizer que han surgido en otras naciones europeas. 

Los escándalos han alimentado la desconfianza

Los escándalos médicos anteriores en el país también pueden haber profundizado la desconfianza del pueblo francés hacia las vacunas , según Heidi Larson, directora del Proyecto de Confianza en las Vacunas de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres

«Después de grandes escándalos de salud, hay una disminución de la confianza en las vacunas», dijo Lucie Guimier, experta en geopolítica especializada en salud pública en el Instituto de Geopolítica de la Universidad de París .

Publicidad:

Un ejemplo de estos escándalos es el escándalo de la sangre infectada que ocurrió en la década de 1990. Según los informes, más de 1.000 hemofílicos en Francia habían recibido sangre infectada por el VIH. Este descubrimiento llevó a cuatro ministros franceses a juicio y a tres condenados. Otra controversia involucró un posible vínculo entre la vacuna contra la hepatitis B y la esclerosis múltiple. Una tormenta mediática obligó al gobierno francés a detener su campaña de vacunación en 1998.

Pero el escándalo que tuvo el mayor impacto en la confianza de las vacunas ocurrió en 2009, cuando el gobierno compró un exceso de oferta de vacunas contra el H1N1. Si bien el país ordenó 94 millones de dosis de la vacuna, se vacunaron menos de seis millones.

Según Larson, este evento generó un sentimiento público de que el gobierno estaba «en la cama con las grandes empresas». Larson le había dicho anteriormente a  Euronews que la dependencia del gobierno de las grandes empresas era el punto débil en la «cadena de confianza» de la vacuna.

🔎 | WallStreetJournal

Trikooba se sustenta únicamente gracias a sus lectores. Recuerda que siempre puedes apoyarnos de una manera totalmente gratuita, o realizando una mínima aportación económica. SI quieres saber cómo, haz clic aquí: Apoya el Blog

Deja un comentario