Decreto de México prohíbe el maíz transgénico y el glifosato herbicida de Monsanto


El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, anunció en Año Nuevo el decreto que pone fin al uso de glifosato, mejor conocido como el ingrediente activo en los pesticidas “Roundup” de Monsanto, y también ordenó la eliminación gradual del maíz modificado genéticamente para su uso en la industria alimentaria, ambos objetivos se cumplirán en enero de 2024.

La medida ha sido ampliamente aclamada por los productores de alimentos orgánicos y los defensores del medio ambiente, la salud y la justicia social, quienes dan la bienvenida a la medida como crucial para preservar los cultivos de maíz nativo de México, el patrimonio nacional y la soberanía alimentaria de la amenaza de las corporaciones alimentarias multinacionales.

El jueves, el gobierno publicó un decreto oficial que establece que las autoridades federales de bioseguridad “revocarían y se abstendrían de otorgar permisos para la liberación de semillas de maíz genéticamente modificadas al medio ambiente”, informa la agencia de noticias Reforma .

El decreto señaló que el objeto de la decisión, que se produjo después de meses de rechazo infructuoso por parte de grupos de presión que representan a la industria alimentaria masiva, era «contribuir a la seguridad y soberanía alimentaria» y proteger «el maíz nativo, los campos de maíz, la riqueza biocultural, la agricultura comunidades, patrimonio gastronómico y salud de los mexicanos ”.

La medida cumple las promesas del presidente López Obrador, conocido popularmente por sus iniciales AMLO, de preservar las variedades nativas de maíz de la amenaza del maíz transgénico.

El gobierno de México ha tomado numerosas medidas en los últimos meses para salvaguardar los más de 60 tipos de maíz desarrollados con métodos agrícolas tradicionales e indígenas que, por ley , son considerados parte del patrimonio cultural y alimentario nacional de México.

Los pueblos indígenas de la región mesoamericana cultivaron las primeras cepas de maíz hace miles de años, pero las corporaciones multinacionales han estado inundando el mercado mexicano con variedades de maíz que han sido modificadas genéticamente para resistir ciertos tipos de infestaciones y condiciones climáticas adversas como la sequía.

El gobierno también ordenó la eliminación gradual de las importaciones de maíz transgénico para su uso en la industria alimentaria y decretó la eliminación del glifosato químico, el ingrediente activo del herbicida de Bayer-Monsanto, Roundup.

Si bien una prohibición total del glifosato aún no es posible en México, especialmente en medio de un gran rechazo de los cabilderos de las grandes agrícolas, las agencias federales deben detener de inmediato «la compra, el uso, la distribución, la promoción y la importación de glifosato o agroquímicos que lo contienen como ingrediente activo». según el decreto.

En su lugar, deben utilizar alternativas «culturalmente apropiadas» , como agroquímicos de baja toxicidad y productos orgánicos.

Quienes se oponen al uso de cultivos modificados genéticamente han aplaudido la prohibición.

“Es una gran victoria”, dijo Homero Blas, director de la Sociedad Mexicana de Productores Orgánicos. Su grupo, como muchas otras organizaciones de la sociedad civil, culpa a los cultivos transgénicos de contaminar las antiguas variedades nativas de maíz y dice que el uso generalizado de pesticidas peligrosos pone en peligro la salud de productores y consumidores y socava la biodiversidad.

Sin embargo, los defensores de los transgénicos como el Consejo Nacional Agropecuario (CAN) afirman que la prohibición del cultivo de maíz transgénico dañará a los agricultores mientras que frenar las importaciones dañará la cadena alimentaria mexicana.

“La falta de acceso a opciones de producción nos pone en desventaja en comparación con nuestros competidores, como los productores de maíz en Estados Unidos”, dijo la vocera de CNA Laura Tamayo, quien también es directora regional de la multinacional alemana Bayer AG, la empresa matriz. a la filial agroquímica Monsanto.

El glifosato ha estado en el centro de las preocupaciones de seguridad en numerosos países y también ha sido el foco de demandas masivas en los Estados Unidos en los últimos años por los supuestos efectos cancerígenos del herbicida Roundup, que Monsanto introdujo en 1974.

En julio, Bayer acordó pagar hasta $ 10.9 mil millones para resolver casi 100,000 demandas en los EE. UU. Alegando que el químico causa un tipo de cáncer de sangre.

🔎 | WakingTimes


Trikooba se sustenta únicamente gracias a sus lectores. Puede apoyarnos de una manera totalmente gratuita, o realizando una mínima aportación económica. Apoya el Blog 🤝

Comparte el artículo y ayuda aumentando su visibilidad:

Deja un comentario