Covid-19: politización y corrupción de la ciencia


Por CienciaySalud. Todas las fuentes citadas al final del artículo.

Los políticos y los gobiernos están suprimiendo la ciencia y dicen que lo hacen por el interés público, para acelerar la disponibilidad de diagnósticos y tratamientos, para facilitar medicamentos a una velocidad sin precedentes. Los mayores engaños se basan en contener un mínimo porcentaje de verdad..

Los políticos afirman seguir la ciencia, pero eso es una simplificación excesiva y engañosa. La ciencia rara vez es absoluta. Rara vez se aplica a todos los entornos o poblaciones. Incluso este enfoque sirve solo si la ciencia está disponible para el escrutinio y libre de interferencia política, y si el sistema es transparente y no se ve comprometido por conflictos de intereses.

El Covid-19 ha desatado la corrupción estatal a gran escala y es perjudicial para la salud pública. [1] Los políticos y la industria son responsables de esta oportunista malversación. También lo son muchos científicos y expertos en salud. La pandemia ha revelado cómo se puede manipular el complejo médico-político en una emergencia, un momento en el que lo que más importante es salvaguardar la ciencia.

La respuesta a la pandemia de varios países proporciona al menos cuatro ejemplos de supresión de la ciencia o de científicos. Primero, la membresía , la investigación y las deliberaciones del Grupo Asesor Científico para Emergencias que fueron inicialmente secretas hasta que filtraciones de la prensa independiente fueron coaccionado para obtener algo de transparencia.[2]

La filtraciones revelaron una participación inapropiada de los asesores gubernamentales : [3, 4]

Importantes informes sobre el Covid-19 fueron retrasados por los Departamentos de Salud  [5, 6] . Investigadores de gobiernos recibieron instrucciones de no hablar con los medios de comunicación. En tercer lugar, el 15 de octubre, el editor de The Lancet se quejó de que el gobierno impidió que un autor de un artículo de investigación, un científico del gobierno del Reino Unido, hablara con los medios de comunicación debido a un “panorama político difícil”. [7]

Ahora, la controversia es sobre las pruebas de anticuerpos en el lugar de atención para el covid-19. [8] La Operación Moonshot en Inglaterra, por ejemplo depende de la disponibilidad inmediata y amplia de pruebas de diagnóstico rápidas y precisas. [9] También depende de la lógica cuestionable de la detección masiva, con pruebas de tests PCR, que no son específicos para este tipo de diagnóstico. [10, 11]

El gobierno adquirió una prueba de anticuerpos que en las pruebas del mundo real está muy por debajo de las afirmaciones de rendimiento hechas por sus fabricantes. [12, 13]  Investigadores de Public Health England e instituciones colaboradoras presionaron sensiblemente para publicar los hallazgos de su estudio antes de que el gobierno se comprometiera a comprar un millón de estas pruebas, pero el departamento de salud y la oficina del primer ministro las bloquearon. [14] ¿Por qué era importante adquirir este producto sin el debido escrutinio?.  Lo mismo ocurrió en diferentes países, como el caso de Argentina que ha adquirido la vacuna Rusa Sputnik V que aún no ha finalizado la fase 2 y la fase 3 supuestamente estará finalizada en mayo del 2021.

La supresión de la ciencia y los científicos no es un fenómeno nuevo. La Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU., FDA, fué presionada para aprobar apresuradamente medicamentos no probados como el remdesivir. [15] A nivel mundial, las agendas políticas y comerciales están corrompiendo a las personas, las políticas y la ciencia. [16]

La respuesta a la pandemia depende demasiado de los científicos y otras personas designadas por el gobierno con conflicto de intereses preocupantes, incluidas las empresas que fabrican pruebas de diagnóstico, tratamientos y vacunas contra el covid-19. [17]  Las personas designadas por el gobierno pueden ignorar o seleccionar la ciencia (otra forma de uso indebido) y participar en prácticas que favorecen sus propios amigos y asociados. [18]

¿Cómo se puede proteger la ciencia en estos tiempos excepcionales?

El primer paso es la divulgación completa de los conflictos de intereses del gobierno, los políticos, los asesores científicos y las personas designadas, como los jefes de pruebas y rastreo, la obtención de pruebas de diagnóstico y la entrega de vacunas. El siguiente paso es la transparencia total sobre los sistemas de toma de decisiones, los procesos y saber quiénes son responsable de cada decisión y quienes de la supervisión.

Una vez que la transparencia y la rendición de cuentas se establezcan como normas, las personas empleadas por el gobierno solo deberían trabajar en áreas no relacionadas con sus intereses. Las personas con intereses en competencia no deben participar en las decisiones sobre productos y políticas en las que tienen un interés financiero.

Los gobiernos y la industria también deben dejar de censurar críticas científicas y desinformar con propaganda. La publicación clara, abierta y anticipada de la base científica para políticas, adquisiciones y medicamentos es un requisito fundamental. [19]

La supresión de la ciencia, ya ha retrasando publicaciones, seleccionando investigaciones favorables o amordazando científicos, es un serio peligro para la salud pública, que causa muertes al exponer a las personas a intervenciones inseguras o ineficaces y evitar que se beneficien de otras mejores, que compiten con las grandes corporaciones.

La politización de la ciencia fue desplegada por los peores dictadores de la historia, y ahora, lamentablemente, es común en las democracias. [20]

El complejo médico-político tiende a la supresión de la ciencia para engrandecer y enriquecer a los que están en el poder. Cuando se suprime la buena ciencia, la gente sufre y/o muere.

Referencias

  1. Geoghegan P. Cronyism and clientelism. London Review of Books 2020 Nov 5. https://www.lrb.co.uk/the-paper/v42/n21/peter-geoghegan/cronyism-and-clientelism
    1. Scally G,
    2. Jacobson B,
    3. Abbasi K. The UK’s public health response to covid-19. BMJ2020;369:m1932. doi:10.1136/bmj.m1932 pmid:32414712
    4. Iacobucci G. Pandemic preparedness: Government must release 2016 report, says information commissioner. BMJ2020;371:m3953. doi:10.1136/bmj.m3953 pmid:33046458
  2. Department of Health and Social Care. Policy paper. Annex B: Exercise Cygnus report. 5 Nov 2020. https://www.gov.uk/government/publications/uk-pandemic-preparedness/exercise-cygnus-report-accessible-report
  3. Public Health England. Disparities in the risk and outcomes of COVID-19. 2020. https://assets.publishing.service.gov.uk/government/uploads/system/uploads/attachment_data/file/908434/Disparities_in_the_risk_and_outcomes_of_COVID_August_2020_update.pdf
    1. Khunti K,
    2. Platt L,
    3. Routen A,
    4. Abbasi K. Covid-19 and ethnic minorities: an urgent agenda for overdue action.  BMJ2020;369:m2503. doi:10.1136/bmj.m2503 pmid:32576558
  4. Horton R. Tweet, 15 Oct 2020. https://twitter.com/richardhorton1/status/1316711967554506753
  5. Boseley S. Antibody tests bought by UK government “less accurate than maker claims.” Guardian 2020 Nov 12. https://www.theguardian.com/world/2020/nov/12/covid-antibody-test-bought-uk-government-less-accurate-than-makers-claim
    1. Iacobucci G,
    2. Coombes R. Covid-19: Government plans to spend £100bn on expanding testing to 10 million a day. BMJ2020;370:m3520. doi:10.1136/bmj.m3520 pmid:32907851
    3. Iacobucci G. Covid-19: mass population testing is rolled out in Liverpool. BMJ2020;371:m4268. doi:10.1136/bmj.m4268 pmid:33144291
    4. Iacobucci G. Covid-19: rapid test missed over 50% of positive cases in Manchester pilot. BMJ2020;371:m4323. doi:10.1136/bmj.m4323 pmid:33158908
    1. Mulchandani R,
    2. Jones HE,
    3. Taylor-Phillips S,
    4. et al.,
    5. EDSAB-HOME and COMPARE Investigators. Accuracy of UK Rapid Test Consortium (UK-RTC) “AbC-19 Rapid Test” for detection of previous SARS-CoV-2 infection in key workers: test accuracy study. BMJ2020;371:m4262.pmid:33177070
    1. Gill D,
    2. Ponsford MJ. Testing for antibodies to SARS-CoV-2. BMJ2020;371:m4288. doi:10.1136/bmj.m4288
    3. Armstrong S. Covid-19: Government buried negative data on its favoured antibody test. BMJ2020;371:m4353. doi:10.1136/bmj.m4353
  6. Cohen K, Kupferschmidt K. The “very, very bad look” of remdesivir, the first FDA-approved COVID-19 drug. Science 2020 Oct 28. https://www.sciencemag.org/news/2020/10/very-very-bad-look-remdesivir-first-fda-approved-covid-19-drug
  7. Transparency International. Corruption and covid-19—the story so far. 8 Jul 2020. https://www.transparency.org.uk/corruption-coronavirus-covid-19-latest
  8. Ennals E. Government test tsar has £770,000 shares in drugs firm that sold us £13million of “pointless” antibody screening kits—after it emerged that Sir Patrick Vallance has a financial interest in company racing to find vaccine. Daily Mail 2020 Sep 26. https://www.dailymail.co.uk/news/article-8776339/Test-tsar-770-000-shares-firm-sold-13million-pointless-antibody-screening-kits.html
  9. Armstrong S. Covid-19: Government faces legal action over £75m contract for antibody tests. BMJ2020;371:m4427. doi:10.1136/bmj.m4427
    1. Mahase E. Covid-19: Vaccine candidate may be more than 90% effective, interim results indicate. BMJ2020;371:m4347. doi:10.1136/bmj.m4347 pmid:33168562
    1. Bollyky TJ,
    2. Kickbusch I. Preparing democracies for pandemics. BMJ2020;371:m4088. doi:10.1136/bmj.m4088 pmid:33097482 – https://www.bmj.com/content/371/bmj.m4425

Trikooba se sustenta únicamente gracias a sus lectores. Puede apoyarnos de una manera totalmente gratuita, o realizando una mínima aportación económica. Apoya el Blog 🤝

Comparte el artículo y ayuda aumentando su visibilidad:

Deja un comentario