Un alarmante número de personal sanitario en EE. UU. se niega a vacunarse contra el COVID-19

Publicidad


Los trabajadores de la salud de EE. UU. son los primeros en la fila para recibir la vacuna COVID-19, pero un número alarmante en todo el país se niega a hacerlo. 

A principios de esta semana, el gobernador de Ohio, Mike DeWine, reveló que alrededor del 60 por ciento de los trabajadores de hogares de ancianos en su estado hasta ahora han optado por no vacunarse. 


Publicidad


Más de la mitad de los trabajadores de EMS de la ciudad de Nueva York han mostrado escepticismo, informó The Post el mes pasado.

Y ahora California y Texas están experimentando una alta tasa de rechazos de los trabajadores de la salud, según los informes.

Se estima que el 50 por ciento de los trabajadores de primera línea en el condado de Riverside en el Estado Dorado optaron en contra de la droga, informó Los Angeles Times , citando a funcionarios de salud pública. 

Más de la mitad de los trabajadores del hospital del St. Elizabeth Community Hospital de California que eran elegibles para recibir la vacuna no lo hicieron, informó el periódico. 

Y en el estado de Lone Star, un médico del Houston Memorial Medical Center le dijo a NPR a principios de este mes que la mitad de las enfermeras en las instalaciones no recibirían la vacuna, citando razones políticas. 


Publicidad


La excusa compartida por las enfermeras de Texas se repitió en una encuesta reciente de la Fundación de la Familia Kaiser que encontró que el 29 por ciento de los trabajadores de la salud eran “reacios a vacunar”, informó el Times. 

Los encuestados que se inclinan en contra de la vacunación dijeron, entre otras razones, que les preocupaba cómo la política influía en el desarrollo de la vacuna, informó el periódico. 

Una enfermera de un hospital de California que eligió no vacunarse porque está embarazada, dijo que sus compañeros de trabajo que eligieron el mismo camino que ella creen que no necesitan la vacuna para superar la pandemia. 

“Siento que la gente piensa: ‘Todavía puedo sobrevivir hasta que esto termine sin recibir la vacuna’”, dijo al Times April Lu, una enfermera de 31 años del Providence Holy Cross Medical Center. 


Publicidad


Un alto porcentaje de rechazo de la vacuna no solo entre los trabajadores de la salud, sino también entre la población en general, podría ser problemático, dijo al periódico Marc Lipsitch, epidemiólogo de Harvard. 

“Nuestra capacidad como sociedad para volver a un nivel más alto de funcionamiento depende de que haya tantas personas protegidas como sea posible”, dijo Marc Lipsitch.

🔎 | NewYorkPost


Trikooba se sustenta únicamente gracias a sus lectores. Puede apoyarnos de una manera totalmente gratuita, o realizando una aportación económica.


Publicidad


Comparte el artículo y ayuda aumentando su visibilidad:

Deja un comentario