La inteligencia de la OTAN, EE.UU, China y los «cinco ojos» ocultan el origen del COVID-19 al mundo: Informe de un teniente coronel israelí, microbiólogo y ex analista de inteligencia


Esta es la nota editorial escrita por Fabio Giuseppe Carlo Carisio, de Veterans Today, en relación al incisivo -aunque parcial- informe publicado el 14 de diciembre de 2020 en el BESA Center por el Teniente Coronel (retirado) Dr. Dany Shoham, microbiólogo y ex analista superior de inteligencia de las Fuerzas de Defensa de Israel.

Nota de Veterans Today
[Las notas en corchetes y negrita son de Veterans Today]. Más abajo, también está el informe completo del Dr. Shoham.

El Teniente Coronel retirado, Dr. Dany Shoham, microbiólogo y experto en guerra química y biológica en el Medio Oriente. Además de ser un distinguido investigador asociado en el Centro de Estudios Estratégicos Begin-Sadat (BESA), donde publica sus detallados e interesantes artículos, es sobre todo un antiguo analista de inteligencia de las FDI (Fuerzas de Defensa de Israel) y del Ministerio de Defensa israelí.

Publicamos esta interesantísima reflexión sobre las raíces de la pandemia COVID-19 en la que se confirma la tesis del virus SARS-Cov-2 creado en laboratorio, citando también a un científico italiano: El profesor Joseph Tritto, presidente de la Academia Mundial de Ciencias y Tecnologías Biomédicas. También pone de relieve las numerosas anomalías cometidas por China, que ha ocultado todo el expediente de 117 páginas sobre los orígenes del virus, al tiempo que se refiere a los laboratorios de conservación de materiales “bacterianos” y “tóxicos”.

Pero sobre todo destaca el silencio de los aparatos de inteligencia de los EE.UU., la OTAN y Los Cinco Ojos (la alianza de los servicios secretos anglosajones del pacto USUKA entre los EE.UU., Australia, Canadá, Nueva Zelanda y el Reino Unido) [¡aunque en el informe se omite cualquier mención al Reino Unido, que es la cabeza de la red de los Cinco Ojos!].

La reflexión [de Shoham], al igual que las revelaciones de la denunciante china Li-Meng Yan, viróloga de Hong Kong que huyó a los Estados Unidos y ahora está protegida por el FBI [y cuyas acusaciones fueron ampliamente difundidos por los medios de comunicación de masas británicos], apunta el dedo exclusivamente al Instituto de Virología de Wuhan (WIV), que supuestamente construyó el arma biológica, pero no menciona el papel del Laboratorio Nacional de Microbiología de Canadá en Winnipeg ni mucho menos el del Laboratorio de Carolina del Norte en Chapel Hill, que ha realizado investigaciones similares utilizando los virus “quimera” construidos por la llamada “mujer murciélago” del WIV, Shi Zhengli.

[Como era de esperarse en una fuente de inteligencia israelí, el informe tampoco menciona los vínculos entre el coronavirus, la Pilgrims Society y el Instituto Pirbright de la Corona Británica].

El propio experto israelí en armas biológicas había publicado un artículo sobre el papel de dos científicos chinos que acabaron siendo investigados en Canadá por el transporte a China y, probablemente al centro de investigación de Wuhan con el que colaboraron, de material biológico precioso y secreto cuya naturaleza nunca fue aclarada por las autoridades (WuhanGates 11).

Aunque incompleto debido a la falta de referencias a estas interconexiones y a las aún más importantes con la agencia gubernamental estadounidense USAID, un instrumento de la Agencia Central de Inteligencia que financió los experimentos de los chinos en el WIV, el análisis del Dr. Shoam esboza un sombrío panorama en el que la inteligencia occidental mantiene al mundo y a toda la población del planeta en un ocultismo sobre los resultados de sus investigaciones.

Esto es suficiente para corroborar aún más la teoría del virus SARS-Cov-2 creado en laboratorio y apoyada también por el ex director de la contrainteligencia británica del MI6 Richard Dearlove

[¿Pero para culpar a quién? Recordemos que la segunda guerra de Irak (2001-2002) fue encabezada por Tony Blair a través de Richard Dearlove, quien entregó un dossier que afirmaba la mentira de que Saddam Hussein tenía armas de destrucción masiva. Este expediente fue utilizado por Colin Powell cuando hizo el ridículo en las Naciones Unidas.]

Asimismo, [el informe es útil] para subrayar el papel de los servicios secretos, en particular de la CIA, subrayado repetidamente por Gospa News en relación con la ex subdirectora Avril Haines, profetisa de la pandemia que el abogado Robert F. Kennedy considera “planeada desde hace décadas por Bill Gates y Anthony Fauci”.

[En pocas palabras, este informe podría usarse para alimentar futuras campañas geoestratéticas y propaganda anti-China, y para ocultar el presunto protagonismo británico en la operación —que ha sido ampliamente documentado por Americans for Innovation en al menos dos informes muy extensos (aquí, y aquí)].

Por Dr. Dany Shoham

Publicado por primera vez en el BESA Center Perspectives Paper No. 1.847, el 14 de diciembre de 2020.

RESUMEN EJECUTIVO: Ha habido un cambio notable en el pensamiento sobre el origen genómico y la fuente directa del virus que desencadenó la pandemia del COVID-19. Aunque no se ha descartado la posibilidad de un contagio natural, la alternativa de un contagio no natural, aunque principalmente accidental, ha cobrado impulso, y con razón.

La cuestión del origen genómico y la fuente directa del virus que desencadenó la pandemia de COVID-19 está siendo abordada en paralelo por los organismos científicos y de inteligencia, y cada uno de ellos utiliza sus propias herramientas para compilar hipótesis y sacar conclusiones. Se ha determinado que el origen genómico del virus índice (la cepa que infectó al Paciente Cero) es un virus de murciélago chino que fue sometido a una amplia preadaptación a los seres humanos, incluida la transmisibilidad continua, antes de infectar al Paciente Cero. La pregunta abierta es cómo, dónde y cuándo tuvo lugar esa excepcional preadaptación genómica.

A primera vista, parece que en este caso la probabilidad de intervención humana (de cualquier tipo) es mayor que la adaptación evolutiva espontánea que se produce naturalmente, aunque es difícil cuantificar comparativamente esas dos probabilidades.

Otra cuestión crítica se refiere a los importantes desajustes y errores que se produjeron en el Instituto de Virología de Wuhan (WIV) y en instituciones colaterales chinas tanto en Wuhan como en otras partes de China durante el decenio anterior al inicio de la pandemia, así como posteriormente. Una cuestión que surge de esa investigación es si esos desajustes y errores fueron casos de negligencia u ofuscación deliberada. Lamentablemente, esta última parece ser la predominante.

La lista de anomalías es larga. Incluye:

1. documentos científicos con datos y conclusiones incoherentes
2. lagunas inexplicables, inconsistencias y contradicciones
3. cronologías sin sentido y retorcidas
4. no transparencia ilegítima
5. eliminación y distorsión de los registros y bases de datos
6. oscurecimiento y posible destrucción de los virus existentes (incluido el virus del índice) y del material genómico
7. la presión ejercida sobre los científicos, médicos y funcionarios desobedientes
8. desaparición de personas clave
9. intercambiabilidad conveniente entre las instituciones militares/defensivas y civiles (y otras entidades).

Toda esta mala conducta supuestamente tenía un propósito principal: obstaculizar el rastreo de las raíces del virus del índice. Estas ofuscaciones deliberadas forman colectivamente un poderoso argumento en apoyo del concepto de contagio antinatural.

Para apoyar aún más este argumento, recientemente se revelaron en detalle las ofuscaciones deliberadas y sistemáticas sobre el verdadero impacto epidémico del virus durante los primeros meses del brote en 117 páginas de documentos filtrados del Centro Provincial de Control y Prevención de Enfermedades de Hubei (Wuhan es la capital de la provincia de Hubei). Estos documentos están marcados en gran parte como clasificados y sólo para uso interno.

En los documentos no se hace referencia a las raíces del virus. Curiosamente, sin embargo, mencionan “instalaciones en un centro de preservación de especies bacterianas y tóxicas”. “Bacteriano” podría referirse a “microbiano” (incluyendo virus) y “tóxico” a “virulento”.

Este debate es muy complicado y contiene el potencial de revelaciones explosivas a muchos niveles, pero las comunidades de inteligencia de todo el mundo han permanecido en gran medida en silencio sobre el asunto. Esto es a la vez intrigante y poco sorprendente. Varios países occidentales, así como Rusia, India, Japón y Australia, habían formado estimaciones de inteligencia ya en enero de 2020, pero mantuvieron sus conclusiones en silencio.

La propia persistencia del silencio de las agencias de inteligencia implica que juzgan que el contagio inicial no fue natural. Si hubieran concluido que la pandemia era el resultado de un contagio natural, probablemente habrían hecho pública esa conclusión. El gobierno de los Estados Unidos indicó, hace varios meses, que el contagio no natural era probable, pero ninguna declaración de este tipo ha sido formalmente publicada por la inteligencia de los Estados Unidos. A nivel de la OTAN y de los “Cinco Ojos”, es probable que se hayan realizado estimaciones de inteligencia internas, pero tampoco se han hecho públicas.

A nivel científico, mientras pase el tiempo sin que se identifique a un animal que no sea de laboratorio —con aproximadamente la totalidad de su genoma viral— como huésped principal del SARS-CoV-2, el argumento de que el contagio inicial fue antinatural gana credibilidad indirecta. (Está bastante claro que el visón, si bien es un importante huésped animal no de laboratorio, no fue la fuente directa del virus índice).

Independientemente, muchos científicos de varios países del mundo, incluyendo Rusia, sostienen que el contagio inicial fue antinatural. Entre ellos se encuentra, por ejemplo, el Prof. Joseph Tritto de Italia, que es presidente de la Academia Mundial de Ciencias y Tecnologías Biomédicas (una ONG fundada en 1997 bajo los auspicios de la UNESCO). Él ha sostenido que:

“proporcionar [por China] el virus [que infectó al Paciente Cero] habría significado reconocer que el SARS-CoV-2 fue creado en el laboratorio. La presencia de ciertas inserciones genómicas en un virus que se desarrolló en la naturaleza nunca podría ocurrir. Los experimentos del WIV atrajeron el interés del sector militar y médico-biológico chino, que se ocupa de las armas biológicas… Así, médicos y biólogos que pertenecen a la esfera político-militar china se unieron a los experimentos… Es razonable pensar que el Prof. Shi Zhengli (el investigador principal del WIV) actuó sólo desde el punto de vista del prestigio científico, sin tener en cuenta, sin embargo, los riesgos en términos de seguridad y los intereses político-militares que la investigación habría suscitado. …[E]l virus [fue] creado por medio de la ingeniería genética en un laboratorio de WIV supervisado por el ejército, y se filtró accidentalmente.”

Dentro de la dimensión de la inteligencia, Tritto dijo en agosto que “se están llevando a cabo negociaciones entre los organismos de inteligencia de cinco países —los Estados Unidos, Canadá, Australia, Nueva Zelanda, Japón y China”. Tal vez los primeros, durante las negociaciones diplomáticas, estarían dispuestos a aplazar las responsabilidades chinas de las que tienen pruebas a cambio de la posibilidad de obtener el virus [índice] [para] desarrollar una vacuna universal”.

En cuanto al desarrollo de la vacuna, cabe señalar que el esfuerzo más productivo en China se llevó a cabo en el Instituto de Productos Biológicos de Wuhan, una instalación vinculada al establishment de defensa que ha estado trabajando con virus similares al SARS en su Centro Nacional de Investigación de Tecnología de Ingeniería para Vacunas Combinadas, en colaboración con WIV, desde 2017.

Al igual que el Prof. Tritto, el científico ruso principal, el Prof. Peter Chumakov (miembro de la Academia Rusa de Ciencias), dijo que los científicos chinos de WIV habían tomado medidas extremadamente peligrosas durante sus estudios de las vacunas provisionales, incluyendo inserciones en el genoma, que dieron al virus la capacidad de infectar las células humanas. Añadió: “Nadie excluye [la posibilidad] de que detrás de los científicos hubiera conservadores que [señalaran] sus acciones en otra dirección que ellos necesitaban”. Varios institutos militares chinos fuera de Wuhan también trabajaron con importantes virus de murciélagos similares al SARS, a menudo en colaboración con WIV.

El argumento científico independiente planteado por los científicos italianos, rusos y muchos otros debilita los análisis que apoyan el contagio natural y refuerza la plausibilidad del argumento del contagio no natural. Su razonamiento y concepto han sido discutidos pero no refutados de manera convincente.

También hay especulaciones en torno a un misterioso y altamente virulento virus de tipo SARS en murciélagos, causante de neumonía, que con toda probabilidad fue aislado en 2012 en China de los mineros, pero que extrañamente no ha sido registrado a la intemperie. El WIV también estuvo involucrado en ese asunto. El Prof. Stuart Newman, un destacado experto del Colegio Médico de Nueva York, lo llamó “la explicación mejor fundamentada hasta ahora de los orígenes del SARS-CoV-2”. Probablemente no sea la única raíz posible del virus pandémico, pero sin embargo merece una atención especial ya que podría haber sido el virus clave primordial.

Sería sumamente difícil incriminar a China de manera concluyente como desarrolladora del virus índice, tanto si fue creado como arma biológica como si fue liberado intencionalmente o no. Hacerlo podría causar una polarización geopolítica caótica y provocar demandas de represalias contra China. Abstenerse de cualquier forma de represalia no sería razonable si hubiera pruebas concluyentes, pero la represalia también podría causar estragos a escala masiva. Es menos probable que se culpe a China como culpable de una fuga accidental evitable de un virus de origen natural que se encuentra en un laboratorio académico, pero la probabilidad de que esto sea, de hecho, lo que los organismos de inteligencia han determinado está disminuyendo con el tiempo. Y aunque ese fuera el alcance del error de China, su devastador resultado, la propagación del virus en el resto del mundo, con todas las consecuencias que ello conlleva, permanece.

Más allá de la cuestión de la forma en que el virus pandémico inicial llegó a existir, se trata de recopilar toda la información vital posible para desarrollar una vacuna, un antisuero y un fármaco mejorados. Descifrar las raíces del SARS-CoV-2 es, por lo tanto, muy deseable por muchas razones, siendo una de las principales la necesidad de comprender plenamente la sofisticación intrínseca del virus, ya sea natural o creado por el hombre, para incapacitarlo. También es esencial rastrear completamente las raíces del virus para prevenir la aparición de patógenos similares. En todos los sentidos (tanto científicos como basados en la inteligencia), las raíces del virus tendrán que ser descubiertas de forma completa y objetiva. Esta será una tarea global.

Una rareza es la misteriosa agrupación de ciertas propiedades peculiares, cuyo común denominador es la afinidad excepcionalmente amplificada y/o patógena del virus índice con los humanos. La probabilidad de que tal agrupación haya tenido lugar de forma natural en la región biogeográfica de Wuhan es débil, pero la probabilidad de que haya tenido lugar dentro de WIV es alta en vista del tipo de experimentos sobre coronavirus realizados allí durante años. Esto se ve respaldado por una gran variedad de acontecimientos colaterales (los ejemplos de mala conducta mencionados anteriormente), que no deben ser ignorados ni considerados como una coincidencia. Se espera que la complicada interacción entre la ciencia y la inteligencia explique objetivamente lo que ocurrió, pero las fuerzas geopolíticas y los vectores geoestratégicos podrían obstaculizar el progreso hacia esa claridad.

Si lo único que se cuestionara fuera el origen genómico o la fuente directa del virus índice, todo el asunto sería mucho más sencillo. Pero la combinación de ambos apoya la probabilidad de un contagio no natural. Un examen detallado de la combinación será mucho más significativo que un examen por separado de los dos temas.

Las raíces del virus pandémico se analizan esquemáticamente en la siguiente tabla.

Posibles variaciones de los modos subyacentes a la generación y aparición del SARS-CoV-2 en Wuhan, 2019, y sus presuntas interrelaciones de probabilidad.

* La fuente directa representa el curso a través del cual el Paciente Cero contrajo el virus.
** El origen genómico representa la forma en que se formó el genoma del virus que infectó al Paciente Cero.
*** En el contexto que estamos discutiendo, la liberación intencional se considera poco probable en este momento.
# Pasajes seriales de virus precursores capaces en ciertos cultivos de tejidos y/o animales de laboratorio, realizados en Wuhan.
## Podría haber, en principio, una combinación de ingeniería genética y evolución a través de pasajes, en Wuhan.
Las flechas púrpuras representan probabilidades ascendentes (a diferentes velocidades que no se indican, excepto que la liberación intencional se considera de menor probabilidad), mientras que las flechas verdes representan probabilidades aproximadamente equivalentes.

En particular, cada una de las tres variaciones relacionadas con la fuga accidental (lectura vertical del cuadro) tiene dos subvariantes alternativas: o bien que el virus haya sido objeto de estudio académico o bien que se haya explorado como posible arma biológica. Esta es todavía una pregunta abierta. Todavía no se ha encontrado un virus precursor definitivo para ninguna de las variaciones y subvariantes mencionadas (10 en total). Nuevos hallazgos científicos o de inteligencia podrían aclarar la evaluación resumida en el cuadro. Sólo el tiempo lo dirá.


🔎 BesaCenter.org | The Roots of the COVID-19 Pandemic
🔎 VeteransToday| SARS-2: “China, US, NATO & Five Eyes Intelligences conceal Manmade Virus’ origin”. Shocking claims by Israeli officer Bio-Weapons expert


Trikooba se sustenta únicamente gracias a sus lectores. Puede apoyarnos de una manera totalmente gratuita, o realizando una mínima aportación económica. Apoya el Blog 🤝

Comparte el artículo y ayuda aumentando su visibilidad:

Deja un comentario