Un nuevo (y poco común) estudio afirma que los niños vacunados son «significativamente MENOS saludables» que los NO vacunados


Un nuevo estudio ha examinado algunos resultados de salud de niños vacunados y no vacunados. Descubrieron que el grupo vacunado requiere mucha más atención médica que el grupo no vacunado.

Un nuevo estudio publicado en la Revista Internacional de Investigación Ambiental y Salud Pública, según los autores, descubrió que los niños vacunados requieren mucha más atención médica que los niños no vacunados. Al menos eso es lo que encontraron del grupo de niños utilizado para recopilar los datos.

Este tipo de estudio es interesante de ver dado el hecho de que faltan estudios que comparen a niños no vacunados con niños vacunados, no hay muchos de ellos. Estos estudios, como afirman los autores, «rara vez se realizan».

Ninguno de los estudios de seguridad de las vacunas posteriores a la obtención de la licencia incluyó comparaciones con grupos completamente no expuestos a las vacunas.

El estudio concluye que los niños no vacunados en esta práctica no son, en general, menos sanos que los vacunados y que, de hecho, los niños vacunados parecen ser significativamente menos sanos que los no vacunados.

La fuente de datos para este estudio fueron todos los registros médicos y de facturación de Integrative Pediatrics, una práctica pediátrica privada ubicada en Portland, Oregon.

El estudio enfatiza la necesidad de más investigación dado que, nuevamente, casi no hay en esta área. Coinciden con Mawson et al., 2017, quienes informaron : «Se necesita más investigación con muestras independientes más grandes para verificar y comprender estos hallazgos inesperados a fin de optimizar el impacto de las vacunas en la salud de los niños» y con Hooker y Miller 2020, quienes escribió : «Se necesitan más estudios para comprender el espectro completo de efectos en la salud asociados con la vacunación infantil».

Estos estudios mencionados anteriormente también tuvieron hallazgos similares.

Según los autores,

Las vacunas se consideran seguras y eficaces dentro de la comunidad médica y son una parte integral del sistema médico estadounidense actual. Si bien los beneficios de la vacunación se han estimado en numerosos estudios, el impacto negativo e inespecífico de las vacunas en la salud humana no ha sido bien estudiado. Más recientemente, se ha determinado que existe variación en las respuestas individuales a las vacunas, que existen diferencias en el perfil de seguridad de las vacunas vivas e inactivadas, y que la administración simultánea de vacunas vivas e inactivadas puede estar asociada con malos resultados. No se han publicado estudios que informen sobre los resultados totales de las vacunas, o el aumento o la disminución de las infecciones totales en las personas vacunadas.

Esto es importante porque, aunque las vacunas en algunos casos pueden proteger contra la enfermedad objetivo, ¿qué más podrían estar haciendo no solo a corto plazo, sino a largo plazo? También es importante señalar que en otros casos, como la vacuna contra el VPH , no hay evidencia de que protejan contra la enfermedad diana.

Otro gran ejemplo proviene de un estudio publicado en 2017 que examinó la introducción de la vacuna contra la difteria, el tétanos y la tos ferina (DTP) en una comunidad urbana de Guinea-Bissau a principios de la década de 1908. Descubrieron que la vacuna DTP se asoció con una mortalidad 5 veces mayor que la de no estar vacunados. Los autores declaran lo siguiente:

Toda la evidencia disponible actualmente sugiere que la vacuna DTP puede matar a más niños por otras causas que los que salva de la difteria, el tétanos o la tos ferina. Aunque (esta) vacuna protege a los niños contra la enfermedad objetivo, puede aumentar simultáneamente la susceptibilidad a infecciones no relacionadas.

Este nuevo estudio señala:

Los ensayos clínicos previos a la autorización de las vacunas no pueden detectar resultados a largo plazo, ya que los períodos de revisión de seguridad después de la administración suelen ser de 42 días o menos. La ciencia de la seguridad de las vacunas a largo plazo se basa en estudios de vigilancia posteriores a la comercialización que utilizan bases de datos como la Administración de Drogas y Alimentos de los EE. UU. (FDA) y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), el Sistema de Notificación de Eventos Adversos a las Vacunas (VAERS) y el Enlace de Datos de Seguridad de las Vacunas. VAERS es un sistema de notificación pasivo en el que, según Ross 2011, «se informa menos del 1% de los eventos adversos de la vacuna». El Vaccine Safety Datalink (VSD) puede, en principio, según el Instituto de Medicina (IOM, 2013), utilizarse para comparar los resultados de las vacunas y los niños no vacunados. Con base en la recomendación de la OIM, en 2016, los CDC publicaron un libro blanco (CDC, 2016; Glanz et al., 2016) sobre el estudio de la seguridad de su calendario de vacunas pediátricas recomendado. Desafortunadamente, hasta la fecha, no se han publicado estudios que comparen una diversidad de resultados de niños vacunados y no vacunados.

A continuación se muestra uno de los muchos gráficos interesantes del estudio. La línea naranja representa a los niños vacunados y la azul representa a los no vacunados.

Para conocer los métodos utilizados, las limitaciones y más, consulte el estudio .

Los padres con los que trabajo en Nueva York, que veo en todo el país, están muy preocupados porque se les están quitando sus derechos, porque su conocimiento sobre la ciencia está siendo rechazado por una agenda que solo dice que los niños no vacunados son un problema.

No se ha realizado ningún estudio en este país, de manera adecuada, para abordar los resultados de salud de los niños que están vacunados en comparación con los niños que no están vacunados. He estado viendo familias en mi práctica por más de 20 años, que han optado por no vacunarse, son los niños más sanos que he visto.

Dr. Lawrence Palevsky, pediatra con licencia de Nueva York

En esta entrevista, Spiro de ActivistPost está acompañado por el Dr. James Lyons-Weiler, coautor del estudio que compara a los niños vacunados y los no vacunados. 

El estudio fue realizado de forma independiente, revisado por pares y financiado con fondos públicos. A continuación, la entrevista con el Dr. Lyons-Weiler (pueden activar los subtitulos en español de Youtube):


Trikooba se sustenta únicamente gracias a sus lectores. Puede apoyarnos de una manera totalmente gratuita, o realizando una mínima aportación económica. Apoya el Blog 🤝

Comparte el artículo y ayuda aumentando su visibilidad:

1 comentario en «Un nuevo (y poco común) estudio afirma que los niños vacunados son «significativamente MENOS saludables» que los NO vacunados»

  1. Hola. Mi niña cumplio 1 año le tocaria sus vacunas pero luego de leer esto.. noo la voy a llevar a sus vacunas.
    pero que suplemento o vitaminas le puedo dar aparte de sus buena alimentacion?? Digamos que mi niña se enferma de sarampio le da fuerte o no se enferma de eso?? Ayuda xfavor

    Responder

Deja un comentario