7 naciones de África se unen en busca de la cancelación de la deuda africana y comenzar de cero


Nigeria, Ghana, Etiopía, Kenia, Senegal, Ruanda y Sudáfrica se han unido para tratar de remitir por completo las deudas en el continente africano y empezar desde cero creando un Nuevo Paradigma de desarrollo global, inormó el pasado 18 de Noviembre The International Schiller Institute.

Siete naciones africanas se juntaron para formar la Conferencia de Voceros y Presidentes de los Parlamentos Africanos (CoSAP, en sus siglas en inglés), a fin de hacer un llamado a la condonación total de las deudas en el continente africano, como preludio a la creación de un Nuevo Paradigma de desarrollo global.

Encabezado por el presidente de la Cámara de Representantes de Nigeria, Femi Gbajabiamila, los presidentes de las legislaturas respectivas de Ghana, Etiopía, Kenia, Senegal, Ruanda y Sudáfrica, han prometido ponerse en marcha en sus naciones para “saldar cuentas” y hacer una limpia en sus países, antes de que los acreedores tomen acciones.

En una declaración que emitieron después de su primera reunión el 17 de agosto, Gbajabiamila le dijo a sus colegas parlamentarios:

«Aquí todos coincidimos en que el peso de la deuda de África se ha convertido en una amenaza existencial para nuestras sociedades, nuestras economías y para el futuro que dejaremos a la posteridad, y tenemos que hacer algo al respecto y tratarlo como una prioridad de todo el continente. Seguramente no nos equivocamos si decimos que el peso del servicio de la deuda, frente al gasto en educación y servicios de salud por ejemplo, es una amenaza a la estabilidad del continente y su desarrollo, en especial en la era de la pandemia Covid-19.

Presidente de la Cámara de Representantes de Nigeria, Femi Gbajabiamila

“Cuando nos encontramos ante la necesidad de tomar decisiones políticas entre pagar la deuda y salvar vidas, sabemos que allí hay algo que moralmente no es correcto. Y como personas que hemos sido elegidas democráticamente por nuestros pueblos, no podemos mantenernos en silencio. Tenemos que levantar nuestra voz y tenemos que actuar. Y este es el momento de hacerlo”

La televisión internacional china CGTN entrevistó el martes 12 de noviembre al presidente del Parlamento de Ghana, Aaron Oquaye, quien declaró que “necesitamos un nuevo orden económico mundial”, y explicó la imposibilidad de que haya un desarrollo nacional, y específicamente la producción de alimentos, bajo el dogma del libre mercado. “Ningún país, nunca, en este mundo, ha logrado la independencia económica permitiendo la competencia irrestricta” del libre mercado, afirmó Oquaye. “Siempre existe la necesidad de protegernos y este es el proceso en el que queremos un alivio de nuestras deudas, de manera que también podamos echar a andar todas nuestras economías en ese proceso”.

Rt. Hon. Aaron Mike Oquaye
Presidente del Parlamento de Ghana, Aaron Oquaye

Oquaye ubica estos esfuerzos en un contexto histórico más amplió:

“Es una cuestión de liberarnos”, dijo, “dándonos un nuevo inicio, de borrón y cuenta nueva, para que de allí en adelante podamos escribir nuestra propia historia… Necesitamos un nuevo paradigma, un nuevo paradigma que no puede existir sometido a un nuevo acuerdo de un mundo deprimido económicamente. Así que nosotros pensamos que si se habla de anular las deudas, entonces anulas una, solo para iniciar otra. Pero si perdonas la deuda, entonces la pizarra está limpia para que nosotros podamos escribir una nueva historia. Esta es la esencia del concepto”.

Según la declaración del 17 de agosto, este grupo llevó a cabo una reunión de planeación en septiembre, y tienen programado hacer una conferencia en algún momento en el 2021.

¿De dónde viene la deuda africana?

Cuando se independizaron en los años 1960, varios países africanos heredaron deudas de la colonización y se endeudaron, asimismo, con la comunidad internacional para construir sus nuevos Estados.

«Era algo muy asequible porque los tipos de interés eran casi nulos. Pero la tragedia es que los Estados africanos se endeudaron a tipos de interés variable», explicó el economista togolés Kako Nubukpo.

A finales de los 1970, tras los choques petroleros, los tipos de interés se dispararon.

«Los países africanos tuvieron que empezar a pagar con tasas muy altas una deuda que habían contraído a tasas muy bajas. El aspecto insostenible de la deuda africana nació en ese preciso momento», señaló Nubukpo.

Fue en ese periodo cuando vieron la luz las políticas de reajuste estructural, con préstamos del Banco Mundial o del Fondo Monetario Internacional a cambio de reformas para liberalizar la economía.

Una tercera ola de endeudamiento llegó en los años 2000, con el desembarco de China, que no tardó en convertirse en el primer acreedor del continente.

«Salimos del colonialismo para inmediatamente caer bajo el yugo de la deuda», lamentó el filósofo camerunés Achille Mbembe, entrevistado por la AFP.


Trikooba se sustenta únicamente gracias a sus lectores. Puede apoyarnos de una manera totalmente gratuita, o realizando una mínima aportación económica. Apoya el Blog 🤝

Comparte el artículo y ayuda aumentando su visibilidad:

Deja un comentario