Doctores y profesores de medicina canadienses se unen para oponerse a un segundo bloqueo

Publicidad


Un grupo de médicos canadienses de la provincia de Ontario se unieron y escribieron una carta abierta al primer ministro de Ontario, Doug Ford. 

La carta está firmada por 20 médicos y profesores de medicina de facultades de la Universidad de Toronto, la Universidad McMaster y la Universidad de Ottawa y de hospitales como Sick Kids. La carta fue enviada a Ford el 27 de septiembre y argumenta en contra de un regreso a las medidas de bloqueo como una forma de abordar los crecientes casos de COVID-19.


La carta dice lo siguiente (traducción directa del inglés, puede contener fallas ortográficas):

Escribimos esta carta en apoyo del plan del gobierno de utilizar un enfoque táctico localizado, en lugar de amplias nuevas medidas de bloqueo, para hacer frente al creciente número de casos de COVID en Ontario.

Se ha demostrado que los bloqueos no eliminan el virus. Si bien ralentizan la propagación del virus, esto solo dura mientras dure el bloqueo. Esto crea una situación en la que no hay forma de poner fin al encierro y la sociedad no puede avanzar de maneras de vital importancia, incluido el sector de la salud, la economía y otros bienes instrumentales de importancia crítica, como la educación, la recreación y las interacciones sociales humanas saludables.

En Ontario, el aumento de casos en este momento se da en personas menores de 60 años que es poco probable que se enfermen gravemente. En el pico de la pandemia en Ontario a mediados de abril, el 56 por ciento de los casos ocurrieron en personas ≥ 60 años, ahora, en septiembre, solo el 14 por ciento de los casos están en personas ≥ 60 años. En Ontario y otras partes del mundo, como la Unión Europea, el aumento de la cantidad de casos no se traduce necesariamente en niveles inmanejables de hospitalizaciones y admisiones en UCI. Esto no es el resultado de un retraso en la notificación de casos graves y fatales. Si bien entendemos las preocupaciones de que estos casos puedan extenderse a comunidades vulnerables, también debemos equilibrar el riesgo real. A medida que el virus circula a niveles manejables dentro de la comunidad, debemos continuar con los avances que hemos logrado en la protección de los vulnerables en las instituciones de atención a largo plazo y jubilación.

Los bloqueos tienen costos que, hasta este momento, no se han incluido en la consideración de nuevas medidas. Se debe incluir en los modelos una explicación completa de las implicaciones en la salud y el bienestar, y se debe presentar para el debate público. Actualmente existen datos concretos que muestran los importantes efectos negativos para la salud que ha causado el cierre de la sociedad. Las sobredosis han aumentado en un 40 por ciento en algunas jurisdicciones. Aquellos cuya cirugía ha sido cancelada han experimentado una morbilidad extensa, y las ramificaciones para los pacientes con cáncer cuyas pruebas de diagnóstico se retrasaron aún no se han determinado. Una gran preocupación es la implicación del cierre de escuelas y la renuencia constante que hemos visto en los grandes centros urbanos de enviar a los niños de regreso al aula debido a preocupaciones de seguridad. Los datos globales ahora muestran claramente que los niños tienen un riesgo extremadamente bajo de enfermedades graves, pero las precauciones los perjudican de manera desproporcionada. Se deben proteger los derechos de los niños a la atención social, el apoyo a la salud mental y la educación. Esto no se puede lograr con un bloqueo continuo o rotativo.

Es esencial la invitación y participación de otros expertos en salud para asesorar la respuesta del gobierno junto a las personas en Salud Pública y Enfermedades Infecciosas, además de los líderes en las comunidades de negocios, valores y artes. También pedimos un mayor debate abierto, en el foro público, que escuche voces de fuera de las comunidades médica y de salud pública, con el fin de considerar todos los puntos de vista de la sociedad. Este es un principio fundamental sobre el que se construyen las sociedades democráticas. Todos los interesados ​​deberían tener el mismo derecho a participar en el discurso público cuando se trata de establecer intervenciones sociales tan fundamentales y radicales.

Todos tienen derecho a sentir que sus voces han sido escuchadas y, además, para garantizar que los datos fidedignos se debatan abiertamente, en contraste con los sesgos personales y políticos que han tenido un aparente impacto significativo en la gestión del virus hasta la fecha.

Nuestra sociedad ha sufrido un enorme dolor durante los últimos seis meses. Es hora de hacer algo diferente.



Publicidad


Para ver una lista de los médicos y profesores que firmaron la carta, puede hacer clic aquí.

FUENTE:

https://www.collective-evolution.com/2020/10/06/canadian-doctors-professors-of-medicine-come-together-to-oppose-a-2nd-lockdown/

Trikooba se sustenta únicamente gracias a sus lectores. Puede apoyarnos de una manera totalmente gratuita, o realizando una aportación económica.

Comparte el artículo y ayuda aumentando su visibilidad:

Deja un comentario