He aquí por qué ‘Frankenstein’ Trump probablemente gane en noviembre, y las elites globales distantes solo tendrán la culpa a sí mismas


Por Graham Hryce , periodista australiano y ex abogado de medios, cuyo trabajo ha sido publicado en The Australian, Sydney Morning Herald, The Age, Sunday Mail, Spectator y Quadrant.El republicano populista es un candidato formidable en la cultura política actual, mientras que los demócratas se burlan de sí mismos con su odio a la ‘América Central’, su apoyo a BLM y su ineptitud general.

Donald Trump puede ganar las elecciones presidenciales de este año porque es, de hecho, el monstruo político de Frankenstein creado por las élites globalizadas que ahora dominan por completo el Partido Demócrata.

Así como el personaje central de la novela de Mary Shelley de 1818 fue una proyección del miedo de la élite al surgimiento de la clase trabajadora industrial, también Trump es el arquetipo «deplorable» que hay que temer y destruir.

Con una diferencia importante.

A diferencia del monstruo del Dr. Frankenstein, Trump no es un personaje de ficción. Es un político muy real y, a pesar de sus evidentes y muchas fallas, extremadamente efectivo.

Con la misma seguridad que el Dr. Frankenstein creó a su monstruo, también las élites globalizadas de Estados Unidos crearon al presidente actual.

Trump no creó el capitalismo basado en la codicia de los 80 que le permitió amasar su fortuna. Tampoco creó la cultura de celebridades sin sentido que lo empujó a la prominencia de los medios y ahora ha infectado fatalmente la política estadounidense. Trump tampoco creó el clima intelectual posterior a la verdad y la cultura del narcisismo que lo alimentan y le permiten tener éxito más allá de sus propias expectativas.

Todos estos cambios económicos y culturales fundamentales son obra de las élites globalizadas que ahora dominan la política, las universidades, las grandes corporaciones, las burocracias y grandes sectores de los medios de comunicación en Estados Unidos. Más importante aún, se han apoderado por completo del Partido Demócrata en los últimos 20 años.

La política populista de Trump se opone a las ideologías de las élites globalizadas (políticas de identidad, cambio climático catastrófico, corrección política, etc.) y apela a aquellos grupos que han quedado atrás por la globalización de la economía estadounidense y el gobierno ideológico de las nuevas élites.

Fueron estos grupos, los llamados ‘Centroamérica’, quienes eligieron a Trump en 2016, y nuevamente jugarán un papel decisivo en las elecciones de este año. Ni Trump ni Joe Biden pueden convertirse en presidente sin una gran medida de su apoyo.

Dado su terrible mal manejo de la pandemia Covid-19 y su negativa a reconocer las tensiones raciales que dividen a Estados Unidos, las posibilidades de que Trump sea reelegido deberían ser escasas. (Dicho esto, es importante señalar que el problema racial de Estados Unidos existía mucho antes de Trump y que Barack Obama, durante los ocho años de su presidencia, no hizo absolutamente nada para aliviarlo).

Donald Trump, agarrando una bandera de Estados Unidos. Imagen: Reuters

El hecho de que Trump tenga una buena posibilidad de ser reelegido (encuestas recientes sugieren que la brecha entre él y Biden se está cerrando) se debe en gran parte a la incapacidad de los demócratas para tratar con Trump personalmente o para apelar de manera efectiva a Centroamérica.

Trump no es un político tradicional y opera dentro de una cultura política que es cualitativamente diferente de la que existía incluso hace 20 años.

La política estadounidense actual se caracteriza por una división ideológica furiosa, la demonización y deslegitimación de los oponentes y la ausencia de un debate público racional. El antiintelectualismo es la norma y el estatus de celebridad es más importante que la coherencia de las políticas. La apariencia de fuerza es el activo más importante de un político en estos días.

La política estadounidense contemporánea es fundamental e irremediablemente irracional.

Comentaristas como Walter Lippmann señalaron la naturaleza irracional de la política estadounidense en la década de 1920, pero el grado de irracionalidad ha aumentado exponencialmente desde entonces.

Dentro de ese marco político, Trump es un político formidable. Su victoria en 2016, que no fue una aberración, debería haberlo dejado claro.

Sin embargo, los demócratas que se oponen a Trump continúan ignorando la naturaleza cambiante de la política estadounidense contemporánea y, como resultado, subestiman seriamente la efectividad política de Trump. Este fue el caso de Hilary Clinton en 2016, y Biden parece estar cometiendo el mismo error.

Biden trata a Trump como si fuera una reencarnación de Ronald Reagan. Sigue tratando de involucrar a Trump en debates políticos racionales, e incluso cuando ataca justificadamente a Trump por motivos políticos, sus ataques no resuenan. Cuando Biden critica a Trump por ser políticamente incorrecto, los ataques son aún más ineficaces.

Solo hay una forma de lidiar de manera efectiva con Trump, y es dominarlo por pura fuerza de personalidad. Biden claramente no está a la altura de esto, y tampoco ninguno de los otros nominados demócratas (excepto, quizás, Kamala Harris). Pero la estrategia política de los demócratas, en cualquier caso, evita un enfoque como el de Trump.

Biden no solo es incapaz de lidiar con Trump personalmente, sino que existe una clara posibilidad de que Trump lo destruya durante los tres debates previos a las elecciones programados .

Mucho dependerá del formato de los debates, pero Trump sobresale en confrontaciones cara a cara con personas a las que puede dominar, y Biden, propenso a errores, será particularmente vulnerable en ese escenario.

En cuanto al fracaso de los demócratas en apelar a la América Central, tres cuestiones son particularmente relevantes aquí.

Primero, el intento de destitución sin principios de Trump, que fracasó por completo (como siempre sucedió). Los demócratas se metieron en la cuneta con Trump, pero él los venció de manera integral en su propio juego. A esto se suma la interminable campaña mediática para desacreditar a Trump por cuestiones triviales y presuntas infracciones de la corrección política. Tales tácticas son fundamentalmente equivocadas y contraproducentes.

En segundo lugar, el apoyo entusiasta de los demócratas a las protestas de Black Lives Matter (BLM) y su incapacidad para condenar rigurosamente la violencia sin sentido en curso asociada con ellas. Este es un grave error político, que le costará a Biden votos cruciales, y le ha permitido a Trump, con cierto grado de justificación, hacerse pasar por el defensor de la ley y el orden y acusar a Biden de querer destruir Estados Unidos.

Y tercero, la negativa de los demócratas a hacer concesiones ideológicas de ningún tipo con respecto a la política de identidad o la corrección política. El hecho de que Biden eligiera a Harris como su compañera de fórmula solo porque ella era negra y una mujer lo dice todo. Las élites globalizadas desprecian a América Central y sus valores, y el liderazgo demócrata actual (al igual que Hilary Clinton) es incapaz de ocultarlo, incluso si está en sus intereses políticos hacerlo.

Los lectores de la novela de Shelley recordarán que, al final del libro, el Dr. Frankenstein está muerto y el monstruo aún vivo es visto por última vez a la deriva hacia el horizonte aferrado a un iceberg.

Sin duda, las elecciones presidenciales de noviembre concluirán de manera algo diferente, aunque el final de la novela puede resultar vagamente profético.

En cualquier caso, el hecho de que Trump todavía tenga buenas posibilidades de ser reelegido dice mucho más sobre la ceguera ideológica y la ineptitud política de Biden y el Partido Demócrata que sobre Trump.

FUENTE:

https://www.rt.com/op-ed/500461-frankenstein-trump-election-win/

Trikooba se sustenta únicamente gracias a sus lectores. Puede apoyarnos de una manera totalmente gratuita, o realizando una mínima aportación económica. Apoya el Blog 🤝

Comparte el artículo y ayuda aumentando su visibilidad:

Deja un comentario